Liga de Brasil sufre fuerte crisis

Equipos del país sede del Mundial enfrentan grandes trabas financieras
Liga  de Brasil sufre fuerte crisis
La Liga de Brasil inicia este fin de semana con un manto de dudas por la debilidad financiera de muchos de sus equipos.
Foto: EFE

reportaje

RÍO DE JANEIRO, Brasil (EFE).— La liga brasileña arranca este fin de semana una temporada de muchos cambios, con el estreno de los estadios del Mundial y la amenaza de protestas de los jugadores que, en exigencia de reformas profundas, han llegado a poner en duda que Brasil pueda seguir llamándose “el país del futbol”.

Cansados de los salarios atrasados, del endeudamiento endémico de los clubes y de ver las gradas vacías por los horarios tardíos y el exceso de partidos, cerca de mil jugadores, de primera a cuarta división, decidieron plantar cara a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Los futbolistas se unieron en un grupo llamado Bom Senso FC (Sentido Común FC), que ha catalizado las protestas desde las últimas jornadas del campeonato del año pasado, entre noviembre y diciembre, y este año podrían ganar una nueva dimensión.

El grupo se ha encargado de elaborar una lista de demandas y también ha hecho propuestas concretas para modernizar el futbol en el país cinco veces campeón mundial.

Según datos del Bom Senso, la media de público en Brasil es de 12,971 espectadores por partido, cifra que coloca al autodenominado “país del futbol” como el decimoctavo del mundo, incluso por debajo de Australia.

Asimismo, el Bom Senso sugirió medidas para limitar el endeudamiento de los clubes, que se disparó un 74 por ciento entre 2008 y 2012, hasta los 2 mil 120 millones de dólares.

Cerca de la mitad de esa cuenta son deudas de los clubes con el Gobierno y otros organismos públicos, según datos recopilados por el Bom Senso.