Walmart a las remesas

El gigante entra a competir en el mercado de las transferencias
Walmart a las remesas
Consumers shop at the new Walmart Neighborhood Market, opening its 34,000 square foot store in the Chinatown district of Los Angeles Thursday, Sept. 19, 2013. (AP Photo/Nick Ut)
Foto: authors

Las acciones de MoneyGram y Western Union tuvieron un muy mal día en los mercados. ¿El motivo? Walmart va a hacerles la competencia en las transferencias de dinero que hacen los estadounidenses dentro del país. Y para ninguna empresa es bueno que, una cadena de tiendas ubicua y con músculo financiero, se meta en su terreno.

Walmart anunció ayer la creación de un servicio de transferencias llamado Walmart-2-Walmart en sociedad con Euronet Worldwide. El servicio entrará en funcionamiento el día 24 de abril y permitirá que los clientes envíen dinero desde cualquiera de los establecimientos a otro, aunque siempre dentro de EEUU. Walmart tiene unas cuatro mil tiendas en el país que serán ahora centro de envíos y recepción de transferencias.

Además, el gigante de la distribución se inicia en este servicio con una guerra de precios. Sus transferencias serán hasta un 50% más barato que el resto de las ofertas del mercado, según especificó en su comunicado. Walmart reduce las comisiones que serán de $4.5 por cantidades menores a $50 y $9.5 para el resto hasta $900. Este es el límite que se podrá transferir diariamente para evitar la burocracia que obliga una cifra superior a los $900.

Según Walmart, la competencia ofrece hasta 10 tipos de comisiones dependiendo de la cantidad y puede llegar a cobrar $70 por transferir menos de $1,000.

El gigante comercial quiere dar servicio así, al menos, al 28% de la población que no tiene relación con bancos o la tienen muy limitada.

MoneyGram es quien en estos momentos provee este servicio para Walmart y aunque esta empresa es más conocida por los emigrantes que mandan dinero de vuelta a sus países de origen, aproximadamente el 30% de las transferencias que hace son dentro de EE UU.

En sus operaciones internacionales, tanto MoneyGram como Western Union empiezan además a tener la competencia de startups como Quippi y Regalii.