La Pequeña Colombia recuerda a “Gabo”

Colombianos en NYC celebran vida y obra del escritor
Sigue a El Diario NY en Facebook
La Pequeña Colombia recuerda a “Gabo”
Una de las pasiones de García Márquez era el vallenato, género musical autóctono de Colombia.
Foto: Archivo

QUEENS — En Jackson Heights, en la Pequeña Colombia, la noticia se esparció con rapidez. Gabriel García Márquez ha muerto. La gente hablaba en las filas de las panaderías y con sus familiares por el teléfono.

En la librería Barco de Papel, propiedad de la colombiana Paula Ortiz y del cubano Ramón Caraballo, una de las pocas en español que sobreviven en la ciudad, tres cubanos pasaron rápidamente por el tópico, pero cambiaban al cine cubano y hasta de los realities show actuales en español. Pero al volver al tema recuerdan la influencia del colombiano en sus lecturas ya que Fidel Castro nunca pagó derechos de autor y reproducía los libros entre la población.

“Leí casi todos sus libros”, dijo Rafael Sosa (72). “Y también a Isabel Allende quien lo imitó en La casa de los espíritus. Mis libros favoritos de él eran Cien años de soledad y Del amor y otros demonios”.

En la librería hay sólo un ejemplar de de Vivir para contarla, El amor y otros demonios, Noticia de un secuestro, Me alquilo para soñar y dos más. Hay pocos tomos de traducciones al inglés que libros en español del colombiano. La librería no está todavía preparada si llegan lectores curiosos a partir de hoy a pedir los libros del colombiano. “Pero ya ordenaremos”, dice Caraballo, eso funciona rápido. El centro cultural había programado, semanas antes, un homenaje a “Gabo” el fin de semana del 25 y el 26 de abril.

Elmer Sánchez (41), cubano recuerda no haber sido capaz de terminar Cien años de soledad sino hasta los 37 años. “Antes estaba muy crudo para entenderlo”.

Dos jóvenes meseras colombianas en Pollos Mario lo leyeron mientras estudiaban bachillerato. Angélica leyó, a los 17, la obra de teatro Diatriba de amor contra un hombre sentado, mientras que Carolina Ortiz leyó a la misma edad Del amor y otros demonios.

En el tren F, en dirección a Queens, dos jóvenes hispanas recién graduadas de la universidad, una de padres ecuatorianos y la otra de cubanos, no conocían al autor más famoso que escribió en el lenguaje de sus padres y que sigue siendo muy leído en inglés. En buen español dijeron que preferían leer temas periodísticos o libros gratis por internet. En ficción, dicen que les gusta Dan Brown y James Patterson.