Anuncian mejor calidad de aire en el Día de la Tierra

Nueva York/EDLP — Justo en el Día de la Tierra, la Ciudad anunció ayer una revisión de los códigos de control a la polución en la ciudad. Los planes, los más enérgicos desde 1975, actualizarán las normas de emisión y se enfocarán en las fuentes de polución que no tienen control.

Tales emisiones incluyen partículas generadas por asadores comerciales, chimeneas, camiones de comida, y vehículos de refrigeración, los cuales contribuye al asma.

El aire de la ciudad es más limpio que hace cincuenta años, gracias en parte a regulaciones más estrictas a edificios residenciales y comerciales, según las autoridades.

“Esta ciudad lidera la nación en lo que tiene que ver con proteger la seguridad de nuestro medio ambiente. Las medidas de hoy marcarán una diferencia para miles de neoyorquinos que viven con asma”, dijo ayer el alcalde Bill de Blasio.

“Estas reformas protegerán nuestro aire, nuestra agua y a los residentes de nuestra ciudad de esas dañinas emisiones”, señaló por su parte la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito.

Emily Lloyd, la Comisionada de Protección Ambiental, agregó que la aprobación de esta legislación le permitirá a su departamento intervenir en las fuentes de polución que tienen poco o ningún control y prevendrá que cientos de neoyorquinos se enfermen de polución o enfermedades relacionadas.

Algo positivo ocurrió en 2011 cuando se obligó que 5,200 edificios que quemaban aceite de calefacción número seis que emitía varios contaminantes fueron obligados a cambiar a un combustible más limpio para antes de 2015.

Se han visto cambios en la calidad del aire en barrios al norte de Manhattan, norte de Queens, y el sur de El Bronx.

El Departamento de Salud calcula que por año se han salvado 800 vidas, se han evitado 1,600 visitas a la salas de emergencia y 460 hospitalizaciones por males respiratorios y cardiovasculares.

El Bronx tiene un nivel de asma tres veces más alto que el promedio nacional. La muertes por asma en la última década cayeron de 330 en 2002 a 255 2011, según las autoridades municipales de salud.