Divide a demócratas alivio migratorio por parte de Obama

Líderes demócratas en desacuerdo sobre cuánto esperar por medidas migratorias del ejecutivo
Divide a demócratas alivio migratorio por parte de Obama
Aumenta la presión sobre el presidente Barack Obama, para que cambie su política de deportaciones que está alcanzando números récord.
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- Los líderes demócratas del Congreso no tienen dudas sobre la urgencia de una reforma migratoria este año, pero se mantienen divididos sobre hasta cuándo esperar medidas unilaterales del presidente Barack Obama para proteger a los indocumentados.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, revisa las políticas de deportaciones para hacerlas más “humanas”, recabando opiniones de grupos a favor y en contra de la reforma, y podría anunciar cambios antes de julio.

Dentro y fuera del Congreso hay nerviosismo y temor de que, ante la resistencia republicana, cualquier medida ejecutiva pueda sepultar las negociaciones para la reforma.

En una reunión en la Casa Blanca el mes pasado, un asesor del senador demócrata por Nueva York, Charles Schumer, el cubanoamericano Leon Fresco, se enzarzó en una discusión con la directora de política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, sobre si Johnson debería anunciar cambios antes de que la Cámara de Representantes actúe, según reportó la página web “BuzzFeed”.

Muñoz replicó que la Casa Blanca afronta presiones de activistas pro-reforma para actuar en cuanto terminen las revisiones de Johnson.

Una fuente demócrata, que pidió el anonimato por la sensibilidad del asunto, dijo hoy a La Opinión que Fresco solo reiteró la postura pública de Schumer de que Obama espere hasta agosto próximo, “y después tome fuertes medidas contra las deportaciones de quienes calificarían para la legalización” bajo la reforma que aprobó el Senado en 2013.

El legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez y Schumer mantienen desacuerdos sobre hasta cuándo esperar.

El bando de Gutiérrez exige medidas inmediatas porque 1,100 personas son deportadas a diario, mientras que el de Schumer considera prudente tomar medidas después del verano.

El jueves, Johnson se reunió con Gutiérrez, y el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, para analizar el panorama actual.

En esa reunión, Gutiérrez pidió a Johnson que tome los pasos que pueda tomar ahora “para que las deportaciones sean más humanas”, dijo Doug Rivlin, portavoz de Gutiérrez.

Gutiérrez cree que el gobierno podría hacer “pequeños ajustes” en las próximas semanas, reiterando las prioridades actuales en las deportaciones y la discreción procesal, tal como fueron delineadas en los “memos” de John Morton, ahora exdirector de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Los cambios más grandes, según Gutiérrez, vendrían más tarde este año si los republicanos se niegan a votar la reforma.

Obama ha sostenido siempre, como lo repitió el jueves en California, que las medidas que pueda tomar ante la oposición republicana serían limitadas y temporales.

Las medidas ejecutivas incluirían:

  • la ampliación del programa de “acción diferida” para los “Dreamers”
  • la expansión de la “discreción procesal”
  • una moratoria de las repatriaciones para los que califiquen para la legalización.

Algunas fuentes demócratas creen que la reforma no está muerta sino en “cuidados intensivos”, y que los republicanos, presionados por el empresariado, acturán una vez completado el proceso de primarias este verano.

Pero el senador republicano por Florida, Marco Rubio, sugirió hoy que la reforma pende de un hilo, ante la insistencia de que ésta venga envuelta en un solo paquete.

“Cualquier proyecto de ley único e integral sobre un asunto complejo, como lo es el de inmigración, va a ser muy difícil de lograr. Durante años, la gente ha intentado la estrategia del todo o nada, y nos hemos quedado con nada”, dijo a La Opinión Rubio.

“Todo el mundo ha intentado batear un jonrón sobre este asunto, pero ¿por qué no nos centramos mejor en al menos llegar a la primera base?”, puntualizó.