Gobierno sale a terreno para aumentar hispanos en sus filas

La moral de los empleaos federales ha bajado luego de los recortes de presupuesto aplicados por el Congreso
Gobierno sale a terreno para aumentar hispanos en sus filas
Katherine Archuleta, directora de la Oficina para Administración de Personal de Estados Unidos.
Foto: Archivo

Houston-. La directora de la Oficina para Administración de Personal (OPM) Katherine Archuleta ha iniciado una gira informal por estados como California, Texas, Colorado y Nuevo México para impulsar a más estudiantes a trabajar para el gobierno federal. Aunque la moral de los trabajadores es baja, esta latina tiene como uno de sus desafíos aumentar el número de hispanos a nivel federal.

Este viernes Archuleta llegó a Brownsville con un sólo objetivo en mente: inspirar a los estudiantes de la Universidad de Texas para que trabajen en el gobierno. Lo hizo en un centro académico donde un 91% de sus alumnos son latinos.

Lo mismo hará en University of Texas-Panamerican, donde se reunirá con estudiantes y profesores. “Quiero asegurarme que saben sobre las oportunidades que pueden encontrar”, dijo Archuleta en entrevista con La Opinión.

Su agenda también incluye encuentros con grupos comunitarios que están trabajando por mejorar la tasa de graduación. El plan es repetir el mismo esquema en estados como California, Colorado y Nuevo México, donde llegará la próxima semana.

Archuleta está en un camino cuesta arriba y lo sabe. Según el último reporte de OPM sobre trabajadores hispanos en el gobierno, publicado en 2013, entre los cerca de 2 millones de empleados gubernamentales sólo 159,651 eran latinos.

Más aún, los hispanos en cargos de alto nivel son la excepción y no la regla. “Aquí es donde necesito estar, en universidades hablando con gente joven. Cuando nos ven a nosotros en cargos públicos, se dan cuenta que ellos también pueden hacerlo y llegar lejos”, explicó.

De acuerdo a la última encuesta anual de empleados realizada por OPM la satisfacción general de los empleados con su trabajo cayó cuatro puntos, llegando a 59%.

“Ciertamente la moral está baja, han tenido que enfrentar permisos sin sueldo, recortes de presupuesto y todo ha tenido un efecto. Claramente las repercusiones han sido significativas, pero a pesar de esto, siguen conectados con su trabajo. Hay una diferencia entre su satisfacción y lo que sienten respecto al trabajo que están haciendo”, dijo Archuleta.

OPM se encuentra en plena semana de reconocimiento al servicio público, una de las estrategias para levantar la moral de los empleados federales, mientras el ambiente político en el Congreso continúa enfocado en recortes al presupuesto, que sin duda afectarán su labor.