General Motors pagará una multa de $35 millones

Una conexión defectuosa entre los interruptores de encendido y las bolsas de aire en modelos de la compañía puso en riesgo a los conductores.

Guía de Regalos

General Motors pagará una multa de $35 millones
Desde 2009, GM conocía el defecto en sus modelos
Foto: GM

General Motors aceptó pagar una multa máxima al gobierno federal, de $35 millones. Esta multa está pautada para hacer cambios internos significativos y de gran alcance, en el manejo de los defectos de seguridad en el futuro.

GM estará sujeto a amplias medidas de supervisión por los próximos tres años, después de esperar demasiado tiempo para llamar a revisión 2.6 millones de vehículos con interruptores de encendido defectuosos, dijeron hoy los reguladores federales de seguridad.

Esta multa es parte de un decreto de consentimiento de GM con la Administración Nacional de Seguridad Vial, admitiendo que violó la ley federal con el mal manejo de la situación.

David Friedman, el administrador interino de la NHTSA, dijo que los hallazgos de la investigación de la agencia sobre GM son profundamente preocupantes.

NHTSA se enteró de que GM sabía en 2009 de una conexión defectuosa entre los interruptores de encendido y las bolsas de aire, que no podían desplegarse en los choques.

“Ellos tenían esa información y no le dijeron a nadie”, dijo el secretario de Transporte de Estados Unidos Anthony Foxx, en una conferencia de prensa en Washington.

“Estas sanciones deben poner a todos los fabricantes de automóviles sobre aviso de que no hay excusa, y habrá tolerancia cero cuando no se haya notificado al gobierno federal que un defecto ponga la seguridad en riesgo de los conductores”, agregó Foxx.

GM acordó dar a los reguladores el pleno acceso a los resultados de su investigación interna sobre el retiro del mercado, y hará los cambios necesarios que aseguren que los empleados presenten cualquier mínimo defecto de seguridad a la NHTSA.

El retiro del mercado, anunciado el 13 de febrero y ampliado desde entonces, cubre millones de vehículos de General Motors en los Estados Unidos.

GM ha vinculado la retirada con 13 muertes en los asientos delanteros, y 35 choques frontales, en los que las bolsas de aire no se desplegaron.