En Bushwick, parten los feligreses y llegan los propietarios

Avanza en Brooklyn la construcción de un complejo de vivienda donde antes quedaba una iglesia y una escuela
En Bushwick, parten los feligreses y llegan los propietarios
Se van los feligreses y la torre y llegarán los arrendatarios y sus muebles.
Foto: Joaquín Botero / EDLP

Nueva York- Uno de los proyectos de construcción más polémicos en Brooklyn es la conversión de la Iglesia Luterana St. Mark’s en un condominio de 99 apartamentos. La edificación de 1892 no se va a derribar sino que se reformará y ampliará, pero algunos vecinos temen que sea otro ejemplo de la gentrificación que está quitando la personalidad al vecindario.

La construcción en el 626-628 de la avenida Bushwick abarcará toda el área entre las calles Jefferson y Troutman. Habrá cuatro pisos y lo único que se va a remover es la torre.

“No está nada bien que las iglesias sean reemplazadas por edificios”, dijo el dominicano Roselio Román (51), quien trabaja en una fábrica de puertas a media cuadra.

Sin embargo, el puertorriqueño Ángel Martínez (57) no ve inconveniente. “Después de que no me quiten mi espacio, con estas pequeñas obras la ciudad va mejorando. La oficina de vivienda tiene sus propias áreas para los apartamentos baratos”, dice el residente y empleado de la zona.

Asimismo, Martínez dijo que aunque se está perdiendo la población latina que solía ser mayoritaria en el barrio, no le importa cuál grupo étnico compre en la zona con tal de que se mejore. “Así sean judíos o chinos, lo importante es que no se quede quince años vacío, sino que las construcciones avancen pronto”, dice.

Alias Chivita, boricua que vive a media calle desde hace 22 años, señala los edificios de viviendas en Jefferson: “Aquel es de chinos, ese de judíos, aquel de polacos. No me importa quiénes sean los dueños,” dice, y agrega que los últimos dos años vio a judíos ortodoxos venir a inspeccionar la propiedad.

Según Ash Epps (37), quien vive en la zona desde hace 14 años, “la gentrificación está unida a la historia de la ciudad, es la manera como evoluciona. La comida ha mejorado mucho en este barrio”.

Recientemente empezaron los trabajos de reforzamiento de las estructuras. “Los nuevos dueños llegaron en 2011 y ya tienen los permisos para empezar en serio”, dijo el dominicano Willy Velásquez, quien trabaja en la limpieza de los alrededores.

Según los permisos de la ciudad, CCM Ventures Holding es la empresa propietaria. No respondieron la pregunta de El Diario sobre si se van a destinar algunos apartamentos para arrendatarios de bajos ingresos.