El Papa pide rechazar la discriminación

El Papa pide rechazar la discriminación
El Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé de Constantinopla hablan al final de una ceremonia religiosa en una iglesia.
Foto: efe

Jerusalén/EFE — El papa Francisco instó ayer a judíos y a cristianos a fortalecer el diálogo y el conocimiento mutuo, con el objeto de establecer relaciones de respeto recíproco que permitan luchar unidos contra el antisemitismo y otras formas de discriminación.

En un discurso ante los dos principales rabinos de Jerusalén, el Gran Rabino Askenazi, Yona Metzger, y el Gran Rabino Sefardita, Shlomo Amar, el pontífice instó a continuar y profundizar en el camino de amistad iniciado tras el Concilio Vaticano II.

Francisco recordó sus excelentes relaciones con responsables judíos en tiempos de su arzobispado en Buenos Aires y “las provechosas iniciativas de encuentro y diálogo, y con ellos viví también momentos significativos de intercambio en el plano espiritual”.

“En los primeros meses de pontificado tuve la ocasión de recibir a diversas organizaciones y representantes del Judaísmo mundial. Estas peticiones de encuentro son numerosas, como ya sucedía con mis predecesores”, explicó.

“Y, sumadas a las múltiples iniciativas que se desarrollan a escala nacional o local, manifiestan el deseo recíproco de conocernos mejor, de escucharnos, de construir lazos de auténtica fraternidad”, agregó.

Francisco, recibido en el Centro “Heichal Shlomo”, Sede del Gran Rabinato de Israel, subrayó que “este camino de amistad representa uno de los frutos del Concilio Vaticano II, en particular de la Declaración Nostra aetate, que tanta importancia ha tenido y cuyo 50º aniversario recordaremos el próximo año”.

“Un don de Dios, que, sin embargo, no hubiera podido manifestarse sin el esfuerzo de muchísimas personas entusiastas y generosas, tanto judíos como cristianos.

A este respecto, el pontífice destacó “la importancia que ha adquirido el diálogo entre el Gran Rabinato de Israel y la Comisión de la Santa Sede para las relaciones religiosas con el Judaísmo” durante los últimos doce años.