Aumenta presión para que renuncie secretario de Veteranos

Revelan nuevo informe sobre el escándalo desatado por la muerte de 40 excombatientes
Aumenta presión para que renuncie secretario de Veteranos
Aumentan los pedidos para la dimisión de Eric Shinseki, tras conocerse que 40 veteranos de guerra murieron a la espera de citas médica.
Foto: EFE

Washington – El caso de la muerte de 40 excombatientes de guerra de EEUU por presunto retraso en la obtención de servicios médicos, está generando cada vez más presión sobre los hombros del secretario de Asuntos de Veteranos, Eric Shinseki, quien enfrenta una ola de pedidos para que deje el cargo.

Y a pesar de contar con todo el respaldo del presidente Barack Obama, la situación de Shinseki se ha complicado con la publicación de un nuevo informe que respaldarían las acusaciones de supuesta negligencia por parte de la agencia que dirige.

Este jueves aumentó el número de legisladores de ambos partidos que están pidiendo la dimisión de Shinseki. El nuevo informe preliminar independiente para evaluar el escándalo encargado por el propio Shinseki, muestra que el Departamento de Asuntos de Veteranos sufre “serios y sistémicos” problemas en el tratamiento médico de sus pacientes, que aguardan una media de 114 días en las listas de espera.

Antes de la publicación del informe, los congresistas se mostraron más prudentes a la hora de pedir la renuncia del secretario, pero Shinseki se enfrenta ahora a una creciente presión sobre su gestión al revelase que al menos 40 veteranos murieron debido a retrasos y que se manipularon las largas lista de espera en un hospital de Phoenix (Arizona).

El reporte halló, además, problemas en el sistema de dicho hospital de Phoenix que llevaron a que al menos 1,700 veteranos que esperaban para una consulta de asistencia primaria no figurasen siquiera en la lista oficial electrónica.

Una veintena de demócratas se han unido ya a las críticas por este escándalo, que fue destapado en un principio por la prensa y del que rápidamente se hicieron eco los republicanos.

Una de las voces que puede pesar más contra Shinseki, quien lleva al frente del Departamento desde 2009, es la del senador republicano John McCain, quien ha dado un giro a su valoración de lo ocurrido tras los datos preliminares del informe.

McCain dijo a la cadena CNN que “ya es hora” de que el Departamento de Justicia ponga en marcha su propia investigación.

“No he dicho esto antes, pero creo que es hora de que el general Shinseki se vaya”, agregó McCain, veterano, exprisionero de guerra en Vietnam y presidente del Comité de Asuntos Armados del Senado.

Sin embargo, el propio presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, mantuvo su prudencia aunque la semana pasada advirtió que estaba cada vez más cerca de pedir la dimisión de Shinseki.

“Voy a continuar reservándome mi juicio sobre el general Shinseki”, dijo hoy Boehner durante su rueda de prensa semanal.

“El verdadero problema aquí es que el presidente (Barack Obama) es el que debe ser considerado responsable. (…) Que el presidente diga que no sabía nada al respecto es bastante chocante. Así que va a tener que trabajar duro sobre esto y mostrar algo de liderazgo real”, advirtió.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, se preguntó este jueves ante los periodistas si echar al secretario del puesto solucionaría los problemas del Departamento.

Por su parte, el propio Shinseki publicó este jueves un artículo en la prensa estadounidense en el que dijo que las conclusiones del informe provisional “son censurables” tanto para él como para su oficina, y prometió no esperar “a que las cosas se arreglen” solas.

El asunto se ha convertido en un tema delicado para Obama, quien hasta ahora ha respaldado a Shinseki, aunque no con la contundencia de otros casos de peticiones de renuncia que han afrontado miembros de su gabinete como la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, o el de Justicia, Eric Holder.