El Kale, un súper vegetal

Descubre los beneficios de esta crucífera de moda.
El Kale, un súper vegetal
El kale es una excelente fuente de vitaminas y proteínas.
Foto: Kale and banana smoothie por Mervi Eskelinen, disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/tasselflower / 9515109755/

Seguramente habrás notado que desde hace algún tiempo todo el mundo habla del kale (col rizada) y que muchos restaurantes naturistas han incluido este particular ingrediente en sus recetas.

Todo este alboroto tiene una razón: se ha demostrado que este vegetal crucífero, emparentado con las coles de bruselas y el brócoli, posee maravillosas cualidades nutricionales capaces de prevenir el cáncer. Para aprovechar sus propiedades, se recomienda consumirlo cocinado al vapor un par de veces a la semana.

Si consumes una taza de kale al vapor estarás consumiendo una comida baja en calorías -apenas 36 calorías por 130 gramos-, sin grasas y cargada de proteínas, por lo que es una gran aliada para aquellos que están en un régimen de alimentación vegetariano o para perder peso. Asimismo, obtendrás vitamina K, A, C, varias del grupo B, E, manganeso, hierro, fibra, calcio, potasio y fósforo. Además, la col rizada es desintoxicante y posee muchos antioxidantes.

La col rizada no sólo es una adición deliciosa y un poco exótica a nuestra dieta. Este vegetal tiene propiedades antiinflamatorias, pues posee un gran contenido de ácidos grasos omega 3 y es la mejor fuente de vitamina K, que ayuda a regular los procesos inflamatorios en el cuerpo. Por esto, resulta un alimento perfecto para aquellas personas que padecen de algún tipo de artritis, asma, para quienes retienen líquidos con facilidad o los que padecen de algún desorden autoinmune.

La experta en nutrición Kathleen M. Zelma asegura que el Kale es un aliado para la prevención del cáncer. Este vegetal posee grandes cantidades de glucosinolatos, unas sustancias que al ser digeridas se convierten en compuestos que ayudan a prevenir el cáncer en el colon, seno, próstata, vejiga y ovarios. Como si fuera poco, la col rizada juega un papel importante en el proceso de desintoxicación del cuerpo, pues contiene isotiocianatos que ayudan a regular este proceso.

También se ha comprobado que el kale ayuda en el tratamiento de la hipercolesterolemia. El cuerpo usa el colesterol para producir ácidos biliares, que ayudan en la digestión y absorción de las grasas. Cuando comemos kale, los fitonutrientes y la fibra contenida en este vegetal se unen a los ácidos biliares, evita que éstos cumplan con su función de absorber grasas y los elimina a través de las heces.