Menor secuestrado 23 días en Dominicana sobrevivió con pan y agua

A los padres de Eddy Junior Luna Canela los amenazaron con enviarles la cabeza de su hijo en “una funda plástica”

Guía de Regalos

Menor secuestrado 23 días en Dominicana sobrevivió con pan y agua
Los padres del menor secuestrado acudieron a la Policía Nacional este martes.
Foto: Panky Corcino / Corresponsal EDLP

SANTO DOMINGO – Los padres del menor nacionalizado estadounidense que duró 23 días secuestrado aseguran que los raptores exigían un pago de $260,000 para devolver al adolescente y luego bajaron el monto a $125,000.

Eddy Luna y Yolanda Canela aseguraron que los secuestradores amenazaban con enviarles la cabeza de su hijo Eddy Junior Luna Canela, dentro de “una funda plástica” en caso de que se resistieran al pago del rescate.

“Si entraban en la mañana era un pan con agua y si era en la noche igual. Yo pensaba en la madrugada, y partía el pan: me comía un pedazo y me llenaba de agua y después al rato me comía otro pedazo”, narró el adolescente a un diario vespertino.

“Me ponían a leer: me estoy muriendo, tengo fiebre y estoy deshidratado, mami sácame de aquí, yo no pensaba que tú me iba a hacer esto, para grabarme y presionar a mis padres”, añadió.

Mientras, los padres acudieron a la Policía Nacional donde explicaron que los secuestradores torturaron psicológicamente a su hijo que, precisamente, cumplió los 16 años el pasado domingo, día en que las autoridades lo rescataron.

Aseguran que alimentaron al joven sólo con pan y agua durante los 23 días que lo tuvieron secuestrado, atado de pies y manos debajo de una cama, en una casa abandonada de La Caleta, Boca Chica.

Los padres dijeron que el menor era atormentado con la amenaza de que le descuartizarían partes de su cuerpo para enviarlas a sus familiares con el fin de amedrentarlos.

La madre explicó que, en esa circunstancia, su hijo pensó hasta en el suicidio, según le confesó.

Responsabilizó del secuestro a la detenida Ingrid Gisel Mateo, a quien definió como amiga de la familia que, según sostiene, actuó por envidia. Indicó que la imputada le había pedido trabajo en el gimnasio de la familia. “Le dijimos que lo único que podíamos ofrecerle es que fuera (a ejercitarse) sin pagar”, sostuvo.

“La persona que secuestro a mi hijo fue de las primeras clientas que nos llegó a nosotros al gimnasio que tenemos. Cuando yo lo supe me sorprendí, yo digo que es envidia porque no hay otra cosa”, insistió.

De su lado, el vocero de la Policía, coronel Jacobo Mateo Moquete, instó a los supuestos cabecillas de la red de secuestradores a que se entreguen.

La Uniformada vincula al caso a Juan Joseph Toussaint y Jacobo Solís, a quienes identifica como miembros de una red de secuestradores que se dedican a plagiar a personas para hacer “cobros compulsivos” de deudas entre narcotraficantes.

Como responsables del secuestro se encuentran detenidos Yogenis Pérez Frómeta (La Grasa), de 20 años de edad; Eddy Colón Pérez (Solito), de 31; Luis Enrique Soriano Frómeta, de 22; José Manuel Castro (Cachelo), de 3; Isabela Pérez Castillo (Chiquita), de 29; Jonathan Santana Aquino (Avatar), de 20 años, y Joel Antero Santana (Chinito).