Hispano condenado a 20 años de prisión por traficar con cubanos

Un tribunal de Miami condenó a Antonio Comín por líderar una banda de tráfico de inmigrantes cubanos que ayudaba a entrar ilegalmente a EEUU

Un tribunal de Miami condenó a 20 de años de prisión a Antonio Comín, un hispano que lideraba una red de tráfico de inmigrantes cubanos que introducía de forma ilegal a Estados Unidos.

El juez José E. Martínez dictó una sentencia de 20 años de cárcel contra Comín, acusado de conspiración, inducción de extranjeros para entrar en ilegalmente al país, y tráfico de personas para lucro personal, entre otros cargos, informó la Fiscalía Federal del distrito sur de Florida.

Comín, de 56 años, residente en el condado de Miami-Dade, fue hallado culpable de ser el cerebro de una red extensa que conspiraba para traficar con ciudadanos cubanos, señaló la Fiscalía en un comunicado.

En enero de 2012, la red de traficantes logró con éxito llegar a la isla Big Munson, en los cayos de Florida, con 29 cubanos abordo de una embarcación, tras la persecución de que fue objeto por otra embarcación de la Guardia Costera estadounidense.

Uno de los cubanos que tocó ese día territorio estadounidense fue Rogelio Martín Hernández, quien había sido deportado a Cuba tras cumplir una condena por tráfico de cocaína en Estados Unidos.

Ocho meses después, Comín fue apresado por las autoridades estadounidenses cuando la embarcación en que se dirigía a Estados Unidos con 21 inmigrantes cubanos se quedó sin gasolina cerca de aguas de Bahamas y otra barcaza que salió en su auxilio con gasolina tuvo un problema con los motores, y se quedó a la deriva a 2 millas de la primera.

Los convenios suscritos entre Cuba y Estados Unidos establecen que los cubanos interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, deben ser repatriados.

Sin embargo, aquellos que logran pisar tierra pueden permanecer en este país y al cabo de un año obtener la residencia.

En muchos casos, los inmigrantes intentan llegar a las costas de Florida viajando en embarcaciones precarias, algunas de ellas sobrecargadas, y otros utilizan contrabandistas para que los trasladen en lanchas rápidas, según las autoridades.

Con información de EFE