Papa Francisco:”Pido perdón” por abuso de sacerdotes

El Santo Padre se reunió en privado, por primera vez en su pontificado, con seis personas que fueron abusadas por religiosos
Papa Francisco:”Pido perdón” por abuso de sacerdotes
El papa Francisco pidió "perdón por los pecados de omisión" cometidos por líderes de la Iglesia en relación con los abusos sexuales.
Foto: Archivo

Ciudad del Vaticano – El papa Francisco recibió este lunes por primera vez desde que comenzó su pontificado a seis víctimas de curas pedófilos en el Vaticano y pidió perdón en la homilía previa a las audiencias privadas.

Dos británicos, dos alemanes y dos irlandeses -tres hombres y tres mujeres- que sufrieron abusos sexuales por parte de religiosos fueron convocados por el Vaticano para tener una reunión con el papa argentino.

Las víctimas llegaron anoche a la residencia donde vive el Pontífice desde marzo de 2013, la Casa Santa Marta, donde fueron recibidos por el Papa. Esta mañana, asistieron primero a la misa matutina que oficia el obispo de Roma, luego desayunaron y más tarde se reunieron en privado con él por separado, y asistidos por un intérprete. Francisco dedicó más de media hora a cada reunión.

En la misa, el papa Francisco pidió este lunes “perdón por los pecados de omisión” cometidos por líderes de la Iglesia en relación con los abusos sexuales, que denominó “crímenes graves”, según difundió este lunes el Vaticano.

“Ante Dios expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos x clero contra ustedes y humildemente pido perdón”, dijo Jorge Bergoglio, quien reconoció que los líderes de la Iglesia “no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquellos que fueron víctimas del abuso”.

“Los pecados de abuso sexual contra menores por parte del clero tienen un efecto virulento en la fe y en la esperanza en Dios”, agregó. “No hay lugar en la Iglesia para los que cometen estos abusos, y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie”, subrayó el Papa.

“El Papa demostró que escuchar ayuda a entender y abre camino a curar heridas”, dijo después el vocero vaticano, padre Federico Lombardi, quien calificó a los encuentros de “intensos” y “profundos”.

“Es un paso importante en un camino positivo de saneamiento y reconciliación para el futuro”, agregó.

La reunión fue anunciada por el mismo pontífice el pasado 26 de mayo durante el vuelo de regreso a Roma tras su viaje a Medio Oriente.

Los nombres de las personas no van a ser divulgados a la prensa, precisaron fuentes del Vaticano.

Francisco se comprometió desde su llegada a luchar contra la pederastia y puso en marcha una comisión para la protección de la infancia de la que forma parte una víctima, la irlandesa Mary Collins.

Además, el pasado 11 de abril, pidió perdón por estos escándalos ante la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE). “Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que algunos sacerdotes, bastantes, bastantes en número, no en comparación con la totalidad. [Quiero] hacerme cargo de pedir perdón del daño que han hecho por los abusos sexuales de los niños”, afirmó, entonces, el Papa.

Asimismo, el obispo de Roma aseguró que la Iglesia no dará “un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner” y agregó: “Tenemos que ser muy fuertes. Con los chicos no se juega”.

Pese a esos gestos, las asociaciones de víctimas consideran que la jerarquía de la Iglesia no está haciendo todo lo posible para impedir que sacerdotes abusen sexualmente de menores de edad en todo el mundo.

Un grupo de activistas mexicanos envió el jueves una carta al papa Francisco en la que pide “decisiones estructurales” para acabar con los curas “abusadores”.

Las víctimas piden que las buenas intenciones que ha expresado el papa se “coagulen” en normas específicas, explicó en México José Barba, un ex miembro de los Legionarios de Cristo, de 75 años.

Barba fue víctima del abusador Marcial Maciel, el fallecido fundador de la poderosa congregación, protagonista del mayor escándalo de pedofilia de la institución, quien gozó durante décadas de la protección de Juan Pablo II.