Bajan detenciones “políticas” en Cuba

La cifra se redujeron a 652 en julio pasado, informó la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN)
Bajan detenciones “políticas” en Cuba
El gobierno cubano considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y "mercenarios" al servicio de EEUU.
Foto: EFE

La Habana.- Las detenciones “arbitrarias de pacíficos disidentes” en Cuba se redujeron a 652 en julio pasado, informó este lunes la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Esta es la cifra más baja en los últimos 10 meses, pero la “disminución no afectó la alta capacidad del control político y social que caracteriza al gobierno de Cuba“, agregó la Comisión en comunicado enviado por Internet.

El gobierno cubano considera a los disidentes “contrarrevolucionarios” y “mercenarios” al servicio de Estados Unidos.

Según el grupo que encabeza el activista Elizardo Sánchez, la baja relativa puede responder a una reacción ante las preocupaciones expresadas a mediados de mes por la Unión Europea, el gobierno de Estados Unidos y varias organizaciones no gubernamentales.

Washington, Bruselas y organismos verificadores de la situación de los derechos humanos en el mundo expresaron preocupación por la reacción gubernamental contra el grupo disidente “Damas de Blanco“.

“No obstante, registramos un aumento en el número de víctimas de agresiones físicas por motivos políticos que afectó a 111 pacíficos opositores“, según el reporte de la ilegal pero tolerada organización.

El reporte de la CCDHRN se dio a conocer un día antes de que se cumplan el martes 20 años de la llamada “crisis de los balseros”, en la que más de 35,000 cubanos intentaron en rústicas embarcaciones emigrar a Estados Unidos.

La ola migratoria arrancó luego de los disturbios registrados el 5 de agosto de 1994 en áreas del Malecón, la avenida costera de La Habana, con choques con palos y piedras entre brigadas progubernamentales y grupos que medios oficiales tacharon como “antisociales”.

Aquellos incidentes, en los que intervino la policía, ocurrieron después del secuestro de las lanchas Baraguá, el 26 de julio de 1994, y La Coubre el 3 de agosto, por emigrantes clandestinos hacia Estados Unidos.

La noche de ese día, en una comparecencia por televisión, el entonces presidente Fidel Castro acusó al gobierno del mandatario de Estados Unidos William Clinton de promover “incidentes sangrientos” buscando “un pretexto para intervenir en Cuba“.

Luego de negociaciones secretas, ambos gobiernos anunciaron el 9 de septiembre un acuerdo para el otorgamiento de al menos 20 mil visas anuales de migración a cubanos que desean establecerse en Estados Unidos.

Se calcula que unas 40 mil personas, muchas de ellas jóvenes, abandonan la isla cada año en forma legal, pero aunque en menor proporción, persiste la salida ilegal de cubanos en balsas o en lanchas rápidas de personas radicadas en Miami que cobran altas sumas.

?>