Los príncipes William y Kate ya no quieren vivir en Kensington

Los herederos al trono británico prefieren el campo
Los príncipes William y Kate ya no quieren vivir en Kensington
William y Kate se casaron en el 2011.
Foto: Showbiz

Pese a gastar aproximadamente 7.5 millones de dólares en las obras de rehabilitación de su vivienda de 20 habitaciones en el palacio de Kensington, el príncipe William y su esposa Kate no terminan de estar a gusto en ella, por lo que planean mudarse a Norfolk (este de Inglaterra).

Los duques de Cambridge residirán en Anmer Hall, mansión ubicada en pleno campo, regalo de la reina Isabel II a William por su 30 cumpleaños. Allí, junto a su hijo el príncipe George, pasarán al menos dos años, mientras William trabaja en el servicio aéreo de rescate de Anglia Oriental. Vale señalar que, a pesar de la probable mudanza, Kensington continuará siendo su residencia permanente. “William y Kate no son gente de ciudad, prefieren el campo y echan mucho de menos Anglesey [al noroeste de Gales, donde vivían anteriormente]. Están deseando moverse a Anmer Hall. Todas las cosas de Jorge las llevarán allí. Será su casa familiar, aunque Guillermo me ha dicho que el palacio de Kensington continuará como su vivienda permanente”, contaba un allegado del príncipe al periódico Mail on Sunday.

El mayor atractivo de Anmer Hall -localizada a solo 3 kilómetros de la residencia de la reina en Sandringham– es su privacidad, ya que ahí los duques pueden disfrutar de la tranquilidad de la que les privan los fotógrafos que rodean los jardines de su casa londinense.

“Les encanta la vida tranquila que llevan ahí. De alguna manera se sienten prisioneros en el palacio de Kensington. Anmer va a ser perfecto durante los próximos dos años”, añadió la fuente.

La propiedad se encuentra actualmente en obras, cuyo valor ascenderá a uno 2.5 millones de dólares.