Prevención: un trabajo de equipo

Cómo reconocer algunas señales de estudiantes peligrosos en la escuela.

Dentro de poco comienzan las clases y los padres dejarán a sus hijos en la escuela, sintiéndose seguros de que estarán cuidados y protegidos.

Lamentablemente, la memoria de los últimos incidentes de violencia en varias escuelas del país, aún está presente en el recuerdo de muchos padres.

“El común denominador en todos los casos de violencia en escuelas y lugares de trabajo, son las enfermedades mentales sin tratar“, señala el doctor Mohinder Goomar, autor del libro “Es sólo mi opinión”, sobre el desorden de identidad disociada.

“Debido a que el diagnóstico y el tratamiento de estas enfermedades no ha progresado mucho en las últimas décadas, tenemos que animar a la gente para que esté atenta a ciertas señales que indican un potencial de violencia debido a una enfermedad mental sin tratar”.

Goomar, que ha padecido este tipo de desorden de identidad, describe algunos de los indicadores de enfermedades mentales, que pueden llevar a la violencia.

Estudiantes, en el caso de las escuelas, pero también compañeros de trabajo que han sido marginados o intimidados.

Los estudiantes de la escuela secundaria de Murrysville, Pensilvania, donde Alex Hribal, de 16 años de edad, fue acusado de apuñalar a 21 personas, describieron al joven como alguien tímido y sin tendencias violentas.

El FBI, sin embargo, encontró evidencia de que Hribal era intimidado por otros en la internet.

Los seres humanos son criaturas sociales que casi siempre requieren el compañerismo para su bienestar mental, especialmente en el caso de los niños.

Trata de ser sensible con aquellos que tienen dificultad para ser sociales; la presión e intimidación pueden tener consecuencias catastróficas.

Después de sacar una pistola gritando algo así como “¡Dios es grande!“, el mayor del Ejército Nidal Malik Ha mató a 13 personas desarmadas en Fort Hood.

Más tarde en la corte, representándose a sí mismo, Hasan justificó sus acciones diciendo que estaba defendiendo a un grupo de líderes del Talibán en Afganistán, incluyendo a un hombre llamado Mullah Omar.

Los que originan este tipo de acto de violencia, generalmente lo hacen citando la justicia desde una posición de víctima.

Aaron Alexis, el exmiembro de la Marina que fue dado de baja por un violento altercado, pudo trabajar en el Navy Yard de Washington como contratista.

Eventualmente, Alexis disparó y mató a 12 personas e hirió a tres de gravedad. El FBI luego declaró que el francotirador tenía “una creencia delirante de que lo estaban controlando e influenciando con ondas electromagnéticas de frecuencia extremadamente baja”, o ELF.

Estas creencias paranoicas eran claras señales de la presencia de una enfermedad mental que lamentablemente fue ignorada y no recibió el debido tratamiento