Nuevas peticiones para el Inspector General de la Policía

Comunidades Unidas por una Reforma Policial pidió que se investiguen los casos de uso de fuerza que terminan en muerte
Nuevas peticiones para el Inspector General de la Policía
Líderes comunitarios han exigido que los involucrados en la muerte de Eric Garner asuman la responsabilidad del hecho.
Foto: Mariela Lombard

La trágica muerte de Eric Garner el pasado 17 de julio después de que fuera sometido a una llave de estrangulamiento por parte de un oficial, sigue teniendo repercusiones para el NYPD.

El pasado jueves la Asociación Nacional para los Avances de la Gente de Color (NAACP) solicitó que los oficiales involucrados en el caso fueran presentados ante la justicia; mientras el miércoles más de 10 madres cuyos hijos murieron en manos de la Policía le pidieron al nuevo Inspector General, Philip Eure, que investigue patrones de uso de fuerza excesiva por parte del NYPD.

Detrás de estas madres hay números indiscutibles: según cifras del Comité de Justicia de Nueva York, desde 1984 más de 50 personas han muerto en manos de oficiales sin razones justificables; y sólo en 2013 fueron reportadas 3,695 denuncias de uso de fuerza excesiva ante la Junta de Querellas Civiles de la ciudad; un número que representa el 70% del total de las alegaciones.

Además, al menos mitad de estas madres argumenta que no fueron informadas de las investigaciones que se hicieron por la muerte de sus hijos; ni mucho menos de qué pasó con los policías que fueron parte de las tragedias. En palabras de Constance Malcolm, madre de Ramarley Graham, y quien habló en entrevista con El Diario : “Irrumpieron mi casa, entraron al baño sin que les diera permiso y pensando que mi hijo estaba armado le dispararon en el pecho. No hubo razón para su muerte. Richard Haste, el oficial que lo mató, está libre; no sé si aún sigue en el cuerpo del NYPD”.

A pesar de que el Inspector General accedió a investigar estos casos, otras ocho peticiones fueron presentadas por la organización Comunidades Unidas por una Reforma Policial (CPR), que reúne a diversos grupos como Latino Justice y Legal Aid Society, para trabajar por un cambio dentro del NYPD.

Una de las más importantes es que se revise la forma cómo se están presentando los arrestos en casos de delitos menores, que parece están reemplazando la práctica “Detención y cacheo”Por ejemp o, só o e os primeros meses de 2014 os arrestos por de itos me ores, como pedir imos a e a ca e o tocar música e e metro, creciero u 300%, si se compara co e mismo periodo de año 2013, segú estadísticas de NYPD.

Otra petición tiene que ver con el arresto de personas que portan cantidades mínimas de marihuana, que autoridades como el Fiscal de Brooklyn, Kenneth Thompson, han pedido eliminar. Cifras de la División de Servicios de Justicia Criminal del Estado de Nueva York muestran que un 85% de los arrestados son negros o latinos; sin embargo, un estudio del Departamento de Salud y Servicios de Estados Unidos indica que los blancos consumen más marihuana que otros grupos étnicos.

La CPR también pide investigar los registros ilegales del NYPD; el uso de condones como evidencia en casos de prostitución; la vigilancia que tiene la Policía sobre las comunidades musulmanas y la forma cómo los oficiales interactúan con la población LGBT; la transparencia que tiene el Departamento a la hora de revelar datos y estadísticas; y, finalmente, los arrestos que permanecen sin procesar.