Disturbios en Ferguson generan debate sobre reforma policial y pobreza

Obama enviará al Secretario de Justicia a evaluar la crisis social tras la muerte del afroamericano Michael Brown
Disturbios en Ferguson generan debate sobre reforma policial y pobreza
Los disturbios por la muerte de un joven afroamericano continúan en la localidad.
Foto: EFE

Washington.- Las protestas a lo largo de la Avenida West Florissant en Ferguson, Missouri, tras la muerte del joven afroamericano Michael Brown a manos de un agente de policía cuando se encontraba desarmado, son un llamado a combatir el abuso policial y la exclusión social de las minorías en muchos sectores de EEUU.

Según expertos consultados por La Opinión, el abismo entre blancos y negros es grande, y durante décadas, las desigualdades raciales han venido pudriendo el tejido social en Ferguson y en otras áreas urbanas de EEUU.

Según datos desglosados de la fiscalía de Missouri, la policía de Ferguson tienden a parar y arrestar a los negros en mayor proporción que a los blancos, que ostentan los puestos de poder político en la ciudad.

Aunque los afroamericanos conforman el 67% de la población en Ferguson, solo hay un negro en el concejo de la ciudad municipal de Ferguson; de los siete miembros de su junta escolar, uno es afroamericano y del cuerpo policial, de 53 comisionados, solo tres son negros.

Tenemos Fergusons en todo EEUU, porque existe mucho racismo tanto en la sociedad como en los departamentos de policía… debemos invertir más en programas sociales y menos en militarizar a nuestras comunidades“, afirmó Rashad Robinson, director ejecutivo de “Color of Change”, un grupo defensor de los derechos civiles, quien acaba de regresar de Ferguson.

“Espero que esto comience un diálogo sobre las desigualdades raciales, que éste no muera cuando se hayan retirado las cámaras de televisión”, agregó.

Tras el caos en Ferguson, donde hoy se activó la Guardia Nacional para patrullar las calles del convulsionado suburbio de St. Louis, por órdenes del gobernador del Estado, Jay Nixon, el presidente Barack Obama ha pedido mantener la paz y la calma en este suburbio.

Durante una pequeña pausa a sus vacaciones, Obama se dirigió a los estadounidenses y tras anunciar que el Secretario de Justicia, Eric Holder, viajará a Ferguson el miércoles, enfatizó que no hay excusa ni para el abuso policial ni para los saqueos violentos registrados por algunos de los manifestantes que piden justicia para Brown.

Pero la rabia en Ferguson no emana solo de la muerte de Brown a manos del agente Darren Wilson el pasado 9 de agosto, ni de la militarización de la policía y su respuesta desmesurada contra manifestantes pacíficos, según explica Daniella Leger, analista del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP).

Cuando una población mayoritaria no se ve reflejada en las estructuras del poder, esto puede ocasionar problemas….hay muchas barreras que no se han superado, y se requieren políticas para resolver la exclusión social “, dijo

La transformación del área de St. Louis, de barrios blancos y clase media a barrios deprimidos, mayoritariamente negros, con pocas oportunidades económicas han abonado el resentimiento racial.

Un informe reciente de la Institución Brookings indicó que el número de pobres en los suburbios ha crecido en más del doble desde 2000, en comparación con el 50% en las ciudades. En Ferguson, el desempleo subió de menos del 5% en 2000 a más del 13% en 2010.

Elizabeth Kneebone, autora del informe, afirmó que la concentración de la pobreza es un reto significativo porque afecta todo el bienestar social y económico de una comunidad.

“Esto no significa que hay mil Ferguson a la espera (de estallar), pero subraya el hecho del creciente número de comunidades que afrontan grandes retos a diario”, advirtió.

El senador republicano de Kentucky y posible candidato presidencial en 2016, Rand Paul, ha ido al grano: “quien piense que el factor racial no distorsiona la aplicación de la justicia criminal en este país, simplemente no está poniendo suficiente atención”.

El clamor por la justicia social resuena en comunidades en todo EEUU, mientras la familia de Brown exige un castigo para el agente Wilson, identificado como el autor de los tiros que recibió el joven afroamericano, algo que está en manos de un jurado de investigación.

En los retenes de tránsito en Ferguson el 86% de los arrestados son de miembros de esta comunidad.

En 2013, de 5,384 revisiones de tránsito de personas mayores de 16 años, 4,632 fueron de conductores negros, en comparación con 686 blancos.

De 521 arrestos, 483 fueron de negros, y 36 de blancos.