Puerto Rico, en deuda

Puerto Rico, en deuda
Carlos Arroyo, líder de la selección de Puerto Rico.
Foto: EFE

San Juan

Puerto Rico entrará a competir en su decimotercer Mundial a celebrarse en España guiados de su capitán y armador Carlos Arroyo con miras a demostrar su calibre internacional y olvidar sus últimas dos participaciones.

La selección puertorriqueña, manejada por el español Paco Olmos, abrirá la primera ronda en el grupo B junto a Argentina, Croacia, Filipinas, Grecia y Senegal.

Los boricuas culminaron su participación en el pasado Mundial en Turquía en la posición 18 de los 24 equipos con marca negativa de 1-4, siendo su única victoria contra China, mientras que sus otras derrotas fueron frente a Rusia, Turquía y Costa de Marfil.

En 2006 Puerto Rico terminó 17 de las 24 selecciones que jugaron en el Mundial. Su marca fue de 2-3 con victorias contra Senegal y China.

Arroyo será la bujía principal de la selección. El armador ha sido la máxima figura del baloncesto puertorriqueño en el exterior.

El jugador llevaba ganando los últimos dos campeonatos de la liga de Turquía y buscaba un tercer seguido, pero el club Galatasaray perdió la final con polémica ante el Fenerbahce Ulker, al no jugar el séptimo partido de la final.

Otros dos jugadores que se esperan que sean claves para Puerto Rico en España son el también armador José Juan Barea, de los Timberwolves de Minnesota de la NBA. y el delantero de poder Renaldo Balkman.

La selección esperaba tener en sus filas a los delanteros John Holland y Maurice Harkless, pero ambos no pudieron estar por lesión y desistirse al unirse al equipo, respectivamente.

Por su parte, Peter John Ramos, el pívot de mayor altura de la escuadra, no fue invitado por el técnico Paco Olmos para unirse al equipo, decisión que trajo diversas opiniones entre los que respaldan que al jugador había que integrarlo a la selección por su estatura, pero otros no por su debilidad ante otros postes

http://www.eldiariony.com