Lewis Hamilton se impone en el GP de Italia

El piloto inglés de la escuderia Mercedes acorta distancias con su coequipero en una buena carrera en Monza

Guía de Regalos

Lewis Hamilton se impone en el GP de Italia
Hamilton en el podio de Monza.
Foto: EFE

Redacción deportes.- El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) acortó distancias en el Mundial de Fórmula Uno al ganar en Monza, por delante de su compañero y principal rival alemán Nico Rosberg, líder del certamen, el Gran Premio de Italia, en el que el español Fernando Alonso (Ferrari) abandonó a mitad de carrera.

Hamilton logró hoy en el templo de la velocidad lombardo su vigésimo octavo triunfo en Fórmula Uno tras cubrir las 53 vueltas a la legendaria pista italiana -de 5,793 metros, para completar un recorrido de 306,7 kilómetros-, en un tiempo vencedor de una hora, 19 minutos, diez segundos y 236 milésimas.

Lo hizo con tres segundos de ventaja sobre Rosberg, tras rodar a una media de 232,4 kilómetros a la hora y al aprovecharse, después de rectificar su mala salida, de la repetición del error infantil, en la primera ‘chicane’ de la pista, de su rival alemán, que ahora lidera el campeonato con 238 puntos, 22 más que el inglés.

A una parada y con vuelta rápida, Lewis sumó su sexto triunfo del año -después de los de Malasia, Bahrein, China, España y Gran Bretaña– y el segundo en Monza, donde había ganado hace dos años con McLaren, escudería con la que festejó el título mundial en 2008.

En una carrera en la que los dos pilotos de Williams, el brasileño Felipe Massa -tercero- y el finés Valtteri Bottas, que invirtieron al final sus puestos de parrilla, festejaron su renovación acabando los primeros de entre los ‘mortales’, en un campeonato que domina con enorme autoridad Mercedes, que tras firmar su séptimo ‘doblete’ del año, también lidera destacada el Mundial de constructores con 454 puntos, 182 más que Red Bull.

Escudería en la que el australiano Daniel Ricciardo -tercero en el Mundial, con 166 unidades- y único que ha ganado las (tres) carreras que no se han anotado este año las “flechas de plata“, escenificó el cambio de galones, al acabar quinto, relegando al sexto a su compañero el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel.

Vettel, único de los que están en activo con tres triunfos en Monza, había logrado la primera de sus 39 victorias hace seis años en esta pista, a bordo de un Toro Rosso. Con 21 años y 73 días, batiendo el récord de precocidad, una jornada después de haberse convertido en el más joven de la historia en firmar una ‘pole‘.

La salida, con una ‘chicane’ a pocos metros, presentaba todo el morbo del mundo, aún más después del incidente de Spa, en el que Rosberg, segundo en Bélgica, había arruinado la carrera de Hamilton al provocarle un pinchazo -que acabaría derivando en abandono- en la segunda vuelta. Seriamente advertidos -con insinuación de despidos incluida- por los dirigentes de la escudería de Brackley, Nico y Lewis, dirimieron hoy su cordial enemistad sin nuevos problemas.

Hamilton, que el sábado había firmado su trigésima sexta ‘pole’, salió mal y bajó al cuarto puesto, lo que aprovechó Rosberg para tomar el liderato. Magnussen subió del quinto al segundo, Massa del cuarto al tercero; y Bottas, que había arrancado desde la tercera posición, se hundió hasta el undécimo a las primeras de cambio.

El mexicano Sergio Pérez (Force India), que salía décimo antes de firmar una sensacional actuación y acabar en séptima posición, subió tres puestos, relegando momentáneamente a Alonso, séptimo en parrilla, al octavo, aunque el doble campeón mundial asturiano no tardó en recuperar esa plaza.

Massa y Hamilton superaron a Magnussen -décimo hoy- en la quinta vuelta, con Vettel quinto, el inglés Jenson Button (McLaren, que acabaría octavo) sexto; y Alonso séptimo, por delante de Pérez.

Rosberg, que había abierto hueco, perdió algo más de segundo y medio cuando se saltó la ‘chicane’ al comienzo de la vuelta 9, cuando aún se beneficiaba del tapón de Massa a Hamilton, que duró sólo un giro más: en el décimo, el inglés ya estaba a dos segundos y dos décimas de Nico, empezando en ese instante ‘otra’ carrera.

Alonso perdía la estela de Button y por detrás se le echaba encima Bottas, que ya había rebasado a ‘Checo’ y que en la recta de meta del inicio de la vuelta 16 superaba al piloto de Oviedo.

Vettel fue el primero en parar, en la 19, pasando, como el resto de los favoritos (los primeros doce en parrilla), de neumático medio al duro; y una después, Hamilton ya rodaba a un segundo de Rosberg, metiéndole presión.

Fernando paró en la 22, al mismo tiempo que Magnussen, y perdió una posición virtual con ‘Checo’, que había entrado a garaje dos vueltas antes. Rosberg paró en la 25 -igual que Bottas-, cediendo provisionalmente el liderato a Hamilton, que entró en ‘box’ una después y regresa a pista por detrás del alemán, que ‘tiró’ la victoria al repetir error en la ‘chicane’ en la 29, momento en el que Hamilton le pasó y condujo victorioso hasta meta.

En el mismo giro en el que Alonso paró su Ferrari, que salió de ‘su’ feudo con el exiguo botín del noveno puesto del finés Kimi Raikkonen, en un año para olvidar de la Scuderia. Un problema en el sistema de recuperación de energía (ERS) provocó el primer abandono en 29 carreras (desde Malasia 2013) del doble campeón mundial asturiano, único que había puntuado en las doce carreras previas.

‘Checo’ firmó una gran carrera, perdiendo una batalla frente a Ricciardo, último de los favoritos en parar, que se ‘merendó’ a Vettel poco después de regresar a pista; pero venciendo en otra -con recado velado a Ron Dennis incluido- a Button, compañero en McLaren el año pasado, sin duda el peor del mexicano en Fórmula Uno.

Hamilton y Rosberg, abucheado de nuevo en el podio, esta vez por un público que vitoreó a Massa -al que sigue considerando ‘uno di noi’, tras sus ocho años en Ferrari-, retomarán su particular guerra deportiva dentro de dos fines de semana en Singapur, donde se disputará la decimocuarta de las 19 carreras del Mundial.