Crean grupo para cerrarle las puertas a Airbnb en NYC

Alegan que la práctica de compartir apartamentos es ilegal y daña la industria hotelera de la Gran Manzana

Nueva York – Un grupo de oficiales electos y activistas de derechos a la vivienda lanzaron este viernes una campaña contra la práctica de compartir apartamentos y casas, promovida por la compañía de internet Airbnb.

A través de esa página web los dueños o inquilinos de viviendas son contactados por viajeros que buscan alojamientos económicos alternos a los hoteles. Los opositores aseguran que la dinámica afecta la industria hotelera, así como el sistema de arrendamiento de la ciudad y ocasiona inconvenientes para los otros inquilinos en los edificios de apartamentos.

El grupo en contra de Airbnb, autodenominado “Share Better”, está conformado por oficiales electos como la defensora pública Letitia James, el senador estatal Adriano Espaillat y la presidenta del condado de Manhattan Gale Brewer, entre otros.

Los manifestantes aseguraron que muchos anfitriones que viven en apartamentos de renta controlada están infringiendo la ley, cuando rentan esas viviendas. El senador estatal Brad Hoylman también denunció que los dueños inescrupulosos de algunos edificios estaban convirtiendo las viviendas de alquiler asequible en hoteles ilegales. “Todos estamos de acuerdo en compartir la economía, pero qué pasa con la economía justa”, cuestionó.

Según Brewer, la Fiscalía ha estimado que Airbnb tiene al menos 16,000 unidades registradas en la ciudad de Nueva York.

En mayo la Fiscalía de Nueva York informó que había llegado a un acuerdo con Airbnb para que la compañía entregara la información de las unidades que tiene registradas en la Gran Manaza. El plazo de entrega de esos datos vence en junio del 2015, según un portavoz del fiscal general Eric Schneiderman la información todavía no ha sido entregada a esa oficina.

Airbnb acordó entregar los datos de las viviendas registradas de manera anónima, es decir, sin los datos personales de los arrendatarios o los usuarios de su servicio.

Los manifestantes exigieron a los legisladores de la Ciudad imponer multas a la gente que alquila ilegalmente sus apartamentos y agregar recursos a la agencia de la Ciudad que se encarga de velar por los asuntos de vivienda.

La compañía de internet negó estar operando de manera ilegal y está organizando su propia campaña en la Gran Manzana, como el despliegue de anuncios en el metro, resaltando los beneficios que ofrece.

En un comunicado la compañía indicó que albergó a más de 400,000 visitantes el año pasado en los cinco condados de la ciudad de Nueva York.