El más valioso de la Serie Subway

@jairogiraldo10

Derek Jeter y Mike Piazza fueron los íconos comerciales de aquel otoño neoyorquino en el 2000..

Una fiesta gigante para una ciudad en la que se hablaba de béisbol con una vehemencia que rayaba en el fanatismo.

Los Yankees, fuerza dominante del béisbol y más que ellos, sus seguidores gastaban todo tipo de bromas ante la posibilidad de que se llevara a cabo una Serie Mundial entre los vecinos pobres, [como son tratados los Mets], y el magno imperio de George Steinbrenner.

Eso era impensable porque los Yankees de Joe Torre venían de ganar tres títulos de Serie Mundial en cuatro años. Era impensable, pero no era imposible.

Y entre que se gastaban bromas en todas las mesas de café de aquel verano del año 2000, los Mets montaron una tremenda campaña, dominaron la Liga Nacional y, sí señor, teníamos Serie Subway en Nueva York.

Esa, otra de las citas grandes de Jeter en su travesía por Nueva York.

Ya era una estrella a los 26 años, en el 2000 y ya ganaba respeto en los aficionados de todo el béisbol y a pesar de la rivalidad, entre los seguidores de los Mets. Fue el cuarto de los anillos de campeón, de los cinco que guarda el capitán entre su colección personal.

Los Yankees de Roger Clemens, Mike Stanton, y “Duque” Hernández, fueron demasiado para los Mets que dirigía Bobby Valentine. Fue una cómoda victoria 4-1 en cinco juegos en la que de nuevo el “Número 2” de los “Bombarderos” puso su nombre en lo más alto de los titulares.

Jeter, que ya ponía líneas gruesas a su categoría de leyenda, fue de nuevo el mejor y bateó para .409 (9 de 22) con dos jonrones en los últimos dos partidos y fue el MVP de la Serie Mundial Subway

http://www.eldiariony.com