Diez personas en EEUU tienen “alto riesgo” de contraer ébola

Mantuvieron contacto con Thomas Eric Duncan, contagiado con el virus en Liberia
Diez personas en EEUU tienen “alto riesgo” de contraer ébola
Las botas de trabajadores de la salud se secan tras ser desinfectadas en un centro de Médicos Sin Fronteras (MSF), en Monrovia, Liberia.
Foto: EFE / Ahmed Jallanzo

Washington – De las 100 personas observadas por haber tenido contacto con Thomas Eric Duncan, sólo 10 están en peligro real.

La agencia EFE informó que las autoridades sanitarias de EEUU situaron hoy a esas diez personas que tuvieron contacto con el primer caso confirmado de ébola en el país “en alto riesgo” de desarrollar la enfermedad, mientras el gobierno no evalúa por ahora prohibir la entrada de viajeros de las naciones más afectadas por el virus.

Del centenar de personas señaladas en un principio en riesgo por haber tenido contacto con Thomas Eric Duncan, el liberiano que contrajo el ébola en su país y ahora recibe tratamiento en un hospital de Dallas (Texas), solamente 50 seguirán siendo observadas y evaluadas dos veces al día durante los próximos 21 días.

Entre esas 50 personas hay una decena “en alto riesgo” de desarrollar la enfermedad, aunque hasta ahora ninguna ha presentado síntomas, según declaró Beth Bell, directora del Centro Nacional de Enfermedades Emergentes de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) en una conferencia de prensa junto a autoridades de Dallas.

Las autoridades sanitarias están extremando las precauciones y un paciente con síntomas asociados al ébola y que viajó a Nigeria recientemente está siendo tratado y ha sido aislado en un hospital de Washington, según informó hoy el centro sanitario.

“En un exceso de precaución, hemos activado los protocolos apropiados de control de infección, incluyendo el aislamiento del paciente”, indicó en un comunicado Kerry-Ann Hamilton, portavoz del hospital de la Howard University de Washington.

El paciente, cuya identidad no se ha divulgado, está en condición estable, de acuerdo con el hospital.

Mientras, la cadena de televisión NBC anunció este jueves que repatriará en vuelos privados a su equipo informativo en Monrovia (Liberia) tras conocer que uno de los operadores de cámara ha contraído el ébola.

El camarógrafo contagiado trabajaba en varios proyectos en Liberia desde hace tres años e informaba del brote de ébola como colaborador para varios medios escritos hasta que el martes lo contrató la NBC para dar apoyo a su equipo en Monrovia.

Se prevé que el enfermo llegue a Estados Unidos este domingo y, de acuerdo con su familia, será internado y tratado en un hospital de Omaha (Nebraska).

Pese a la alerta generada por el caso confirmado de ébola en Dallas, el Gobierno no evalúa “por el momento” imponer una prohibición de entrada al país a los viajeros procedentes de las naciones de África Occidental más afectadas por el virub, según dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

La “preferencia” del Gobierno “en este momento” es no aplicar ninguna restricción de viajes, dado que los aeropuertos en África cuentan con un “sofisticado” sistema de seguridad para evitar que pasajeros con síntomas asociados al ébola aborden un avión, argumentó Earnest a los periodistas en el avión presidencial rumbo a Indiana.

Earnest respondió así a los que piden medidas más contundentes para frenar el avance de la enfermedad, entre ellos el senador republicano Ted Cruz, quien pidió este jueves a la Administración Federal de Aviación adoptar “todas las precauciones disponibles para evitar que casos adicionales (de ébola) lleguen a Estados Unidos”.

En la misma línea que Earnest, el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., Thomas Frieden, se mostró hoy contrario a la idea de “cerrar la frontera” a los viajeros de los países africanos más afectados por el ébola.

A juicio de Frieden, eso sería “contraproducente” y haría más difícil ayudar a esos países a controlar la enfermedad.

El brote de ébola en África Occidental ha infectado hasta ahora a 7,178 personas, con 3,338 fallecidos, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).