Reglas de etiqueta para el siglo XXI

La máxima autoridad en etiqueta británica publica su guía de buenos modales para situaciones modernas: desde el manejo del celular hasta si se debe reclinar el asiento en un avión.

Guía de Regalos

Reglas de etiqueta para el siglo XXI
Chico aburrido, amiga en celular

La vida está repleta de momentos desconcertantes en los que los códigos de conducta apropiados no son claros… al menos para quienes les preocupan los buenos modales.

Para ellos, la casa editorial Debrett’s, fundada en 1769 y especializada en la nobleza, ha publicado desde mediados del siglo pasado guías de etiqueta.

Y esta semana dio a conocer las respuestas a las preguntas que reciben más frecuentemente de un público preocupado por no pasar como maleducado.

Lejos de preocuparse por cuál tenedor usar para comer espárragos o cómo saludar apropiadamente a un conde, las preguntas más populares tienen un sabor moderno.

El uso más cortés de los teléfonos celulares es lo más consultado.

Como mucha de la tecnología todavía es relativamente nueva, le explica a la BBC Jo Bryant, tutora de etiqueta en Debrett’s, “hemos aprendido cómo usarla gracias a los errores que cometemos cuando nos hemos sido irrespetuosos o hemos disgustado a otras personas”.Un artículo en el diario inglés Surrey Mirror de 1932 hizo un llamado para que se introdujera un código de conducta para los teléfonos y así evitar que se desperdiciaran “minutos valiosos”.

Pero eso no es de extrañar: los nuevos desarrollos en tecnología de la comunicación siempre han suscitado preguntas sobre la etiqueta apropiada.

“No murmure. No grite. Hable despacio y con naturalidad. No exaspere a sus amigos dejando a una sirvienta nerviosa tomando los mensajes”, sugería el artículo, que también aconsejaba llamar regularmente a casa para asegurarse de que las llamadas estaban siendo contestadas apropiadamente.

La primera pregunta en la lista de Debrett’s en el siglo XXI es ¿cuándo es descortés usar el teléfono móbil?

¿La respuesta? “Las maneras en las que este pequeño e indispensable aparato puede generar una ofensa son innumerables. Recuerda, por encima de todo, que no estás unido cirúrgicamente a este dispositivo útil”.

Después de estas advertencias, la guía detalla cómo debemos comportarnos en lugares públicos, en medios de transporte y en situaciones sociales.

Las indicaciones son las que ya conocemos, pero pocos respetamos: desde apagar los celulares en todos los lugares en los que se debe hacer silencio hasta no hablar en voz muy alta, no discutir cuestiones privadas en público, asegurarse de que no estamos incomodando a los demás…

Y la regla de oro: “siempre es descortés prestarle más atención al teléfono que a una persona”.

Eso se extiende incluso a suspender las conversaciones por teléfono o por texto cuando se están pagando por compras, en el banco, en el correo, etc.

“Gritarle a un equipo manos-libres es particularmente antisocial e inconsiderado”.

“Si se le desconecta la comunicación, acéptelo. No le grite a un aparato muerto y vuelva a llamar cuando recupere la línea, así sea sólo para despedirse”.

¿Está bien comer o maquillarse cuando uno está en el transporte público?

Según la guía Debrett’s, ninguna es aceptable.

“Es inconsiderado consumir comida olorosa en un ambiente cerrado”.

Y, ¿terminar de arreglarse cuando va en el bus o tren? De ninguna manera; “puede poner en riesgo esa importante primera impresión”.

Respecto a los buenos modales en los aviones, “en un lugar apretado, a 35.000 pies sobre el nivel del mar, los buenos modales son fundamentales”.

Una de las preguntas más frecuentes es si está bien reclinar la silla y resulta que sí, pero hay que hacerlo con gentileza para evitar una invasión repentina del espacio del pasajero que está detrás.

“Pero recuerde que es egoísta reclinar la silla en vuelos cortos y diurnos”.

¿Un beso en la mejilla? ¿Dos besos en cada mejilla? ¿Un apretón de manos, seguido por un abrazo y luego un beso?

Cuán apropiados son los besos al saludar depende de los eventos sociales: un almuerzo con un jefe potencial, el primer encuentro con los suegros…

Para Debrett’s, los besos “sólo deben darse entre amigos, pero no la primera vez que los conoces”.

Los besos al aire no son aconsejables y son descritos como “descorteses o impersonales”. Y si ya los va a dar, no son necesarios los “efectos de sonido”.

Los consejos escritos sobre etiqueta parecen arcaicos, pero la guía sigue teniendo mucha demanda.

Jo Bryant piensa que esto se debe a que vivimos en una época más relajada.

“No tener un esquema establecido hace que sea más difícil moverse en muchas áreas de la sociedad”.

Para ella, se trata de hacer que la gente “siente más confianza y de minimizar la incomodidad y la ansiedad”.