Padres temerosos luego de tiroteo en escuela de Brooklyn

La paquistaní Safia Bibi resultó herida en el brazo mientras recogía a sus hijos en la PS 253

Martha Ortega dijo que pidieron a la Policía que aumente el patrullaje en la zona.
Martha Ortega dijo que pidieron a la Policía que aumente el patrullaje en la zona.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

@Zaira_Reporter
Luego del tiroteo la tarde del miércoles en las inmediaciones de la escuela pública elemental 253, en Brighton Beach, padres latinos temen que regrese la ola de violencia que sacudió al vecindario hace más de una década.

La paquistaní Safia Bibi (34), quien salió de su casa para recoger a sus hijos de 7 y 10 años de la escuela, resultó herida en el brazo durante la balacera que ocurrió a eso de las 2:30 p.m. en la esquina de la calle Brighton Sixth y la Avenida Ocean View.

La mexicana Martha Ortega, una residente del área por 26 años, dijo que, a la misma hora del incidente, acudió a la escuela por sus hijos, que cursan primero y quinto grado.

“Venía del trabajo como empleada de casa cuando el personal escolar me alertó del tiroteo. Fue impactante. Las calles eran tranquilas hasta entonces”, apuntó. “Los niños que empezaban a salir fueron devueltos a la escuela y los padres esperamos unos 30 minutos por ellos, hasta que todo se calmara”.

Ortega, quien describe el vecindario como pacífico y seguro, teme que una nueva balacera ocurra cerca de escuelas, bibliotecas o parques.

“Pudo ser cualquier madre o uno de nuestros niños. Cualquiera de nosotros pudo morir o resultar herido, todos estamos muy asustados”, destacó. “Hace años, el área era peligrosa, no queremos que la violencia regrese. Estamos pidiendo a la Policía que aumente el patrullaje y los oficiales a pie”.

El mexicano Florencio Martínez, quien vive en el vencindario hace una década y es padre de un pequeño de primer grado, se unió al llamado de más seguridad.

“Es horrible que niños pequeños y padres inocentes estén expuestos a una bala perdida. Es un hecho violento que no debe repetirse. No podemos permitir que el crimen regrese”, sostuvo.

Otros padres latinos, también avecinados en el área por varios años, coincidieron en la preocupación de que riñas y tiroteos se tomen las calles nuevamente, repitiéndose la ola de inseguridad que impactó el barrio entre mediados de los noventa hasta 2010.

La escuela PS 253 permanece bajo la vigilancia de varias patrullas y oficiales de asuntos de la comunidad, luego de que padres demandaran más seguridad.

La Policía indicó que la investigación continúa y que no se han realizado arrestos hasta ahora. Describieron al sospechoso como un hombre afroamericano de 5 pies y 8 pulgadas y de unos 18 años, que vestía un suéter gris y usaba rastas en el cabello. La Uniformada no confirmó si el joven es estudiante de una secundaria cercana, como algunos padres sugieren.

Antes de que Bibi resultara herida, a unos metros de su casa, varios jóvenes mantenían una acalorada riña que terminó en la balacera.

El Departamento de Educación (DOE) lamentó el tiroteo y destacó que personal de la escuela procuró la seguridad de los niños, manteniéndolos resguardados en el edificio. El 46% de los estudiantes de la PS 253 son hispanos, según cifras de la escuela.