Guía completa sobre el Alivio Migratorio de Obama

Aclaramos algunas de las dudas sobre la acción ejecutiva que beneficia a casi 5 millones de indocumentados
Guía completa sobre el Alivio Migratorio de Obama
Miles de personas esperan el anuncio de Obama sobre el alivio migratorio. En la foto, la marcha histórica realizada en Los Ángeles en 2006.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El presidente Barack Obama anunció una acción ejecutiva (un decreto) para proteger a millones de indocumentados.

ESPECIAL: Reforma MigratoriaALIVIO MIGRATORIO: Todos los detalles

A continuación respondemos, a las preguntas más comunes e importantes sobre este histórico anuncio.

Este alivio administrativo tiene dos componentes principales. Por un lado, ofrece protección legal a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y de residentes permanentes que han vivido en el país al menos por cinco años. Por otro lado, expande el actual programa de DACA, eliminando el límite de edad y permitiendo que inmigrantes que llegaron antes del 1 de enero de 2010 puedan someter sus solicitudes.

Además, la acción ejecutiva de Obama elimina el programa Comunidades Seguras y facilitará la obtención de visas para profesionales en campos como la tecnología, ingeniería y matemáticas, y para inversores que creen puestos de trabajo en Estados Unidos.

No obstante, este anuncio no extiende protecciones a cientos de miles de padres de jóvenes indocumentados que participaron del programa DACA, alrededor de 671 mil personas (salvo que tengan algún otro hijo ciudadano o residente legal).

De acuerdo con cifras del Migration Policy Institute, alrededor de 4 millones de inmigrantes indocumentados podrían aprovechar este anuncio: 3.71 millones que tienen hijos ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes y 290 mil más que se benefician por la ampliación del actual DACA. (Otros 1.2 millones de DREAMers ya eran elegibles por DACA antes del anuncio).

Según estadísticas del Departamento de Seguridad Nacional, la mayoría de inmigrantes indocumentados proviene de México. El resto viene de Latinoamérica y Asia.

La mayoría de inmigrantes indocumentados son relativamente jóvenes ―entre 16 y 44 años de edad― y han vivido en el país por poco menos de 10 años. El grupo más grande, de acuerdo a cifras de Migration Policy Institute, ha residido en EEUU entre cinco y nueve años.

Adicionalmente, unos 3.5 millones de indocumentados tienen un hijo ciudadano estadounidense, pero casi el doble de ese número no tiene hijos ciudadanos.

Parte del argumento legal de Obama se basa en el principio que los agentes del orden son responsables de elegir cómo enfocar sus esfuerzos. Ese concepto se llama discreción procesal (prosecutorial discretion). Sin embargo, legisladores republicanos consdieran que proteger a millones de inmigrantes no es discreción procesal, sino es más bien reescribir las leyes de la nación.

El gobierno de Obama probablemente afirme que su orden ejecutiva está basada en leyes migratorias establecidas, como lo hicieron en su momento Ronald Reagan y George H.W. Bush.

Cabe mencionar que la única manera cómo Obama puede ser detenido es si es demandando. Si bien varios legisladores republicanos han expresado que están considerando hacerlo, sería difícil establecer en corte que se les ha hecho daño de una manera específica. Washington Post reporteó que una de las posibilidades es que estados como Texas entablen una demanda argumentado que ahora tendrán que correr con los gastos de educación y salud de los inmigrantes indocumentados que se beneficiarían del anuncio.

No, no recibirán subsidios federales con este Alivio Migratorio.

Además de ayudar a estabilizar la deuda federal, aumentaría el salario de los trabajadores en EEUU.

La mayor parte del país piensa que se debe encontrar una manera que permita que millones de indocumentados se queden y eventualmente se vuelvan ciudadanos. De acuerdo con una encuesta de The Wall Street Journal y NBC News, 48% se oponen al Alivio Migratorio. Una encuesta de USA Today concluyó que los estadounidenses piensan por un margen de 46% contra 42% que el presidente debería esperar a que el Congreso haga algo antes de tomar acción por su cuenta. No obstante, ese sondeo no consideró la posibilidad de que los republicanos podrían no hacer nada.