Autoestima profesional, el motor del éxito

Valorar nuestro trabajo y nuestro talento es parte del orgullo que sentimos por nuestra profesión

Guía de Regalos

Autoestima profesional, el motor del éxito
Amar lo que haces es un ingrediente para el éxito.
Foto: Shutterstock

Hay algunos temas que aparecen en la agenda de capacitación de algunas empresas bajo la categoría de forzosos, debido a que les interesa estimular a su personal por todos los medios posibles, sin considerar en ocasiones que para lograr una meta se requiere ante todo de compromiso.

Cuando hay un gran resultado, es fácil adjudicarle esto a la inspiración, pues a ella le concedemos la capacidad de conseguir logros que están lejos de lo que a veces parece humanamente posible; sin embargo, no siempre tenemos presente el esfuerzo, la pasión y la tenacidad como asuntos indispensables que pueden tener los mismos resultados.

Guillem Balagué, autor de Pep Guardiola otra manera de ganar, explica que Sir Alex Ferguson, exdirector técnico de la liga inglesa, piensa que una de las claves del éxito del director barcelonés cuando comandó el Barcelona, fue que todos compartían una misma convicción: “El motor que mueve a la mayoría de la gente difiere claramente de ciertos individuos como Scholes, Giggs, Xavi, Messi o Puyol, que a mi modo de ver, son seres excepcionales: no necesitan ser motivados, porque anteponen su orgullo a todo. Estoy seguro de que la plantilla de Pep estaba llena de esa clase de individuos que son un ejemplo para los demás y que tenían unas ganas enormes de competir al más alto nivel”.

Nathaniel Branden, autor de Autoestima en el trabajo, Editorial Paidós, explica que es necesario abordar la autoestima desde el mismo punto en el que se entiende fuera del foro laboral, debido a que integra los mismos conceptos de auto-respeto, auto-aceptación y el modo en el que nos sentimos satisfechos con nosotros mismos.

Comenta que en el terreno profesional es importante considerarse a sí mismo como alguien competente para enfrentarse a los desafíos básicos de la vida, ser merecedor de la felicidad y dispuesto a afrontar retos. Asimismo subraya que es un concepto que va ligado a la autoeficacia y al auto-respeto, y que no tienen relación alguna con la euforia o el optimismo temporal que hace que nos sintamos bien, y que tras al paso de una temporada, desaparece.

Quizá debido a esto, en ocasiones parece que la motivación es un adiestramiento que debe de promoverse de manera periódica, sin considerar que hay profesionales que anteponen el amor a lo que hacen a cualquier contratiempo o restricción y que, por ende, su mayor estímulo es lograr un desempeño laboral sobresaliente que les hagan sentir orgullosos de su trabajo.

El experto afirma: “Si sufre una derrota en su trabajo porque la empresa pierde dinero, la estrategia falla, el acuerdo se rompe, el cliente decide elegir otro proveedor o no lo ascienden, pero se enfrenta a ese fracaso con una autoestima sólida, manifestará resistencia: se empujará a sí mismo y volverá al ring”.

En el deporte podemos encontrar reflexiones que bien pueden trasladarse a otros campos con el fin de aprender de ellas. Guillem Balagué comparte que Pep Guardiola aconseja a los nuevos talentos que aspiran a vivir del fútbol que se pregunten si cuando están rendidos, a punto de descansar por la noche, justo en ese momento con un cansancio arrollador se levantarían a agarrar el balón y practicar, “si algún día la respuesta es ‘no’, entonces tendrán que dedicarse a otra cosa”.

Para ver: Moneyball, dirige Bennett Miller, Estados Unidos (2011).

Colaboración de Fundación Teletón México

“La resiliencia te ayuda a crecer en la adversidad”

bojorge@teleton.org.mx