Abusos, rechazo a Peña Nieto y caso Ayotzinapa enmarcan marchas

El presidente mexicano cumple dos años en el gobierno y se esperan manifestaciones en rechazo a su gestión.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Abusos, rechazo a Peña Nieto y caso Ayotzinapa enmarcan marchas
Las violencia ha sido una constante en las marchas para exigir la aparición con vida de 43 estudiantes de Guerrero.

Ciudad de México, 1 de diciembre,Durante dos años ya, dos veces desde que Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de México, miles han tomado esta fecha como día de protestas. Hace dos años fue una expresión de rechazo al regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI); hace 12 meses, el mismo reclamo y al menos uno más: la criminalización de las movilizaciones sociales y el consecuente abuso policial.

Ahora, en la tercera movilización en esta fecha, las exigencias son las mismas pero se suma otra, que desde los días posteriores a la tragedia de Iguala ha mantenido a miles movilizados: la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Organizaciones civiles, universitarios y los padres de los 43 normalistas han convocado a salir hoy a marchar en el Distrito Federal como en otros estados de la República. En la Ciudad de México se prevé que cientos de habitantes se reúnan en el Zócalo capitalino para marchar al Ángel de la Independencia a las 16:00 horas.

Dos años atrás, alrededor de las 09:00 horas Enrique Peña Nieto arribaba al Palacio Legislativo de San Lázaro para tomar protesta como Presidente constitucional de la República Mexicana, mientras afuera cientos de manifestantes cercaban el recinto y protestaban en su contra.

El mandatario se colocaba la banda presidencial, mientras afuera se desataba un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad pública atrincheradas detrás de una enorme valla de metal que protegía el Recinto legislativo y manifestantes que se concentraban sobre la Avenida Eduardo Molina.

Otro enfrentamiento tuvo lugar ese día frente a la Alameda Central. Nuevamente manifestantes se confrontaron con elementos de seguridad. A su paso, personas encapuchadas dejaron comercios destrozados y los jardines de la Alameda lucían devastados.

El saldo: al menos 99 personas detenidas, decenas de heridos y un hombre en coma que meses después perdió la vida.

Además de que se documentaron seis casos de tortura, en tres de los cuales se aplicaron shocks eléctricos, así como la fabricación de delitos, además de irregularidades en los procesos de detención.

Un año después, el 1 de diciembre de 2013, nuevamente miles de personas salieron a las calles para marchar del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino para protestar por las reformas emprendidas durante el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto.

Durante la marcha no se registraron incidentes. En el recorrido al menos 100 agentes de la Policía de Investigación, vestidos con ropa negra y equipo de comunicaciones, fueron siguiendo a los contingentes, particularmente a aquéllos formados por jóvenes. Ese día, la SSPDF desplegó 4 mil 700 elementos.

Sin embargo, luego de la marcha y el mitin, se registraron actos violentos en las calles de José María Izazaga y Chapultepec, y frente a las instalaciones de Televisa. Donde un grupo de personas con los rostros cubiertos arrojó piedras a las instalaciones de la televisora, lo que detonó que un grupo de policías y granaderos arremetieran contra ellos, pero también contra los periodistas que documentaban los hechos.

El saldo: 14 personas detenidas, entre ellos una periodista que se identificó plenamente ante los policías, y varios menores de edad. Otros dos periodistas fueron agredidos y robados. La mayoría de los detenidos fueron liberados por la tarde-noche de ese mismo día; tres fueron acusados de daño a la propiedad y liberados bajo caución al día siguiente.

Hoy se espera que nuevamente miles de personas salgan a las calles y marchen, en esta ocasión, del Zócalo capitalino al Ángel de la Independencia, para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, y para exigir la renuncia de Enrique Peña Nieto.

Sofía Robina, activista y miembro del movimiento Yo Soy 132, recordó que en diciembre del año 2012 se unieron al Movimiento Nacional contra la Imposición, y en ese momento lo “importante era señalar que Peña representaba lo que veíamos como el regreso de un régimen autoritario […] y me parece a que a dos años [de gobierno] simplemente lo ha comprobado”. Por ello, consideró Robina, el grito: ¡Fuera Peña!, ahora será mucho más fuerte que hace dos años.

“En estos dos años [Enrique Peña Nieto] ha evidenciado que efectivamente regresó de una manera autoritaria, de una manera de ejercer el poder y el control y la supuesta gobernabilidad a costa de los derechos de las personas y de la libertad de los pueblos y de las comunidades.

“Ahora el grito incluso es mucho más fuerte, el ¡Fuera Peña! Y la exigencia de su renuncia han alcanzado mayores niveles. Ahora es más grande porque no responde nada más a un movimiento”, declaró. Diversas organizaciones sociales y movimientos, como el de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, se han sumado a la convocatoria y han invitado a las personas a salir este día a las calles. “Ahora los familiares de Ayotzinapa realizan la convocatoria. No es un movimiento centralizado, gente que nunca había salido a las calles, ha salido y ha reclamado la exigencia de fuera peña como una manera de señalarlo responsable”, aseveró Robina.

Aunque el llamado que se ha generalizado en las redes sociales es el para marchar del Zócalo capitalino al Ángel de la Independencia, otras convocatorias llaman a salir a las calles en otros horarios. Colectivos de artistas plásticos están convocando a reunirse a las 12 de la tarde en la Columna de la Independencia para movilizarse vestidos de negro hacia el Senado.

Gisela Pérez de Acha, integrante de la organización feminista internacional FEMEN, consideró que “el 1 de diciembre ya es una fecha simbólica para todos nosotros, porque es la fecha cuando [Enrique] Peña Nieto tomó protesta a su cargo y cuando empezó la represión a jóvenes en protesta”.

“Es decir es un nuevo 2 de octubre el 1 de diciembre. Es un día de luto donde recordamos el regreso del partido autoritario del PRI, y eso conllevo el alineamiento del PRD hacia el partido priista”, agregó.

“¡Qué renuncie Peña Nieto! Constitucionalmente el término final para que se puedan convocar elecciones es el 1 de diciembre, porque después de ahí ya el Congreso puede designar unilateralmente un Presidente. Además de la fecha simbólica que es, además de este nuevo 2 de octubre, además de recordar tristemente la represión y criminalización a jóvenes que no pensamos igual que ellos, además de eso es el último da que tiene para renunciar y creo que las protestas van a ir mucho en ese sentido”, explicó la activista.

En ese sentido, Sofía Robina señaló que “este 1 de diciembre la muestra de desconfianza a las instituciones. ¡Fue el Estado!, responsabilizarlos no solamente de Ayotzinapa sino de todo lo que reflejó y todo lo que representa no nada más Peña Nieto sino los tres partidos y la cúpula de poder”.

Indicó que es importante con estas movilizaciones, dejar en claro que “sí son ellos los responsables, pero también decir que somos nosotros donde está la esperanza y donde está el reconstruir lo que ellos no han podido construir”. Hizo un llamado “a no tener miedo en conjunto”. El 20 de noviembre se realizó una campaña para intimidar a las personas “para que no salieran a las calles, pero pasó justo lo contrario ha sido una de las marchas más grandes”.

“Mientras sigamos sintiendo que somos muchos dispuestos a salir, y nos quitemos el miedo”. Señaló que una parte fundamental para la movilización de este día, es el monitoreo, para que la misma ciudadanía sea la que esté vigilando constantemente. Y especificó que cualquier situación que se pueda presentar, como las detenciones arbitrarias, corresponde al “ánimo de reprimir de las autoridades”.

“Hay mucha gente indignada esperando respuestas, mucha gente que con los 10 puntos de seguridad que dio Peña Nieto quedó, no solamente inconformes sino más asustada con muchas cosas de las cosas que planteaba, más seguridad hacia los mercados que hacía las personas y sin ninguna acción pensada para encontrar a las 43 personas desaparecidas”. Por ello señaló que la indignación sigue presente y se hará presente en la movilización de hoy.

“Creo que la gente está demasiado indignada y demasiado enojada. Las autoridades no han dado ninguna muestra para bajar esa indignación. La rabia es muy grande y es colectiva y ha ido en aumento por la incapacidad de respuesta de las autoridades”, agregó.

Consideró que el patrón utilizado en las manifestación del 1 de diciembre de 2012, “de meter infiltrados, justificar el uso de la fuerza pública y detener arbitrariamente”, se sigue utilizando.

Ayer, la Asamblea General Interuniversitaria informó en un comunicado que 64 universidades se sumarán a la marcha de este día y seguirán la ruta propuesta por otras organizaciones, y los padres de los 43. Por ello están haciendo un llamado a concentrarse en la plancha del Zócalo capitalino alrededor de la 16:00 horas.

Mientras tanto en Guadalajara se está convocando a marchar a las 18:00 horas. Dos movilizaciones se tienen prevista; una que salga de la sede de la Feria Internacional del Libro (FIL) que se inauguró este sábado, y la otra que partirá del Parque Rojo. Ambos contingentes llegarán a la Glorieta de los Niños Héroes. En Tabasco, convocan a concentrarse en la fuente de los Niños Traviesos en la ciudad de Villahermosa, a las 15:30 horas para sumarse a la convocatoria nacional por Ayotzinapa y para exigir la renuncia de Peña Nieto.

En Oaxaca se espera una concentración a las 16:00 horas. La movilización partirá de la Ciudad Universitaria de esa ciudad.

En Ciudad Obregón, Sonora, se realizará una marcha en solidaridad con Ayotzinapa y para externar su rechazo al decalogo de reformas en materia de seguridad, anunciado por el Presidente Enrique Peña Nieto. La movilización partirá a las 17:00 horas del teatro del Itson.

En Saltillo, Coahuila, los manifestantes partirán de la Plaza Nueva Tlaxcala con rumbo al Congreso local a las 16:30 horas.

Las Comunidades para la Justicia y la Paz, el Observatorio Eclesial, las iglesias por la paz, entre otras organizaciones religiosas, invitaron a la población, “creyente y en general, a unirse a la manifestación ciudadana del #1DicMx ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. Informaron que el contingente se reunirá a las Afuera del Museo de la Memoria y la Tolerancia Afuera del Museo de la Memoria y la Tolerancia a las 16:00 horas. “Realizaremos una oración ecuménica e interreligiosa al finalizar la marcha en la Estela de Paz. (o Ángel de la Independencia, según transcurra la marcha)”, detallaron.

Organizaciones de la sociedad civil hicieron un llamado al Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a que su gobierno respete, garantice y proteja el derecho de los manifestantes a protestar, a la libre expresión y su integridad personal durante las manifestaciones que se llevan a cabo en la Ciudad de México, en especial las que se esperan los próximos días 1 y 6 de diciembre.

Diversas organizaciones civiles le enlistaron las irregularidades, que desde hace varios años han venido señalando, en la actuación de los elementos de la Policía del Distrito Federal; entre ellas, la falta de protocolos durante una manifestación.

Advirtieron también sobre las detenciones “arbitrarias e ilegales” que realizan las fuerzas de seguridad. Además lo invitaron al diálogo para intercambiar puntos de vista sobre el diagnóstico que han realizado en torno al comportamiento de los policías de su gobierno.

En una carta abierta dirigida a Mancera Espinosa, difundida este ayer, escriben: “Nos dirigimos a usted para expresarle nuestra profunda preocupación e inconformidad en razón de que la actuación de la policía del Distrito Federal para la contención de las manifestaciones ha derivado en procesos que se encuadran como criminalización de la protesta. De manera particular nos preocupa que tanto el próximo 1º de diciembre como el 6 de diciembre se realizarán movilizaciones masivas en donde se esperaría de su gobierno el respeto, garantía y protección no sólo del derecho a protestar de las personas que participen, sino también sus derechos a la libertad e integridad personales, a la reunión, a la libertad de expresión y a la manifestación”.

Las organizaciones firmantes, entre ellas Cauce Ciudadano, el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), El Grito Más Fuerte, entre otras, denuncian que desde hace varios años “han señalado las principales fallas de la estrategia seguida por la Policía del Distrito Federal, con frecuencia en colaboración con la Policía Federal, como ocurrió el pasado 20 de noviembre”.

Enlistaron las principales preocupaciones, entre las que incluyen: ausencia de protocolos claros de actuación policiaca frente a las protestas, así como de un cuerpo especial de policías capacitados adecuadamente para contener a los manifestantes; la detención arbitraria e ilegal que, “al azar, se realiza en las manifestaciones de ciudadanos que protestan pacíficamente”; la violación a los derechos a la libertad personal que se hacen evidentes en prácticas como “el encapsulamiento”.

Alerta además por “la violación a los derechos a la integridad personal que se realizan cuando, lejos de una acción estratégica de contención, los policías simplemente reciben la orden de golpear indiscriminadamente a los manifestantes; la mentira como acción cotidiana y concertada en los documentos públicos y declaraciones policíacas para sustentar las detenciones ilegales. Se ha documentado que los lugares, horas y condiciones de las detenciones que son registradas y declaradas por los policías son abiertamente falsas”.

Los organismos civiles prevén que ante la “compleja situación del país y el descontento social debido a motivos que todos compartimos, como lo son la desaparición de los 43 normalistas, las reformas estructurales antipopulares y las evidencias públicas sobre la corrupción gubernamental, sumados a las razones cotidianas que llevan a las comunidades a manifestarse en la búsqueda de mejorar su calidad de vida o de hacer cumplir la ley por parte de las autoridades”, muchos encuentros entre ciudadanos y policías “en tanto no se masifiquen las condiciones de violencia y de injusticia”.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) solicitó ayer al gobierno del Distrito Federal implementar cinco medidas preventivas para los asistentes a la marcha de hoy.

En un comunicado la dependencia indicó que, atendiendo a los hechos que ha observado y los señalamientos de las organizaciones de la sociedad civil en torno a cómo se han desarrollado las últimas manifestaciones, por primera vez solicitó a las secretarías de Gobierno, Obras y Desarrollo Urbano, Seguridad Pública y Protección Civil, todas del Distrito Federal, la implementación específica de las siguientes medidas preventivas:

1.- La totalidad del alumbrado público de las calles, edificios públicos, parques y plazas donde haya manifestantes, deberá encontrarse funcionando correctamente. 2.- Habilitar rutas de salida que garanticen la integridad de las personas en caso de contingencia o eventualidad, evitando cualquier medida o acción policial que genere espacios confinados (efecto embudo). 3.- Los elementos de las fuerzas del orden deberán estar debidamente uniformados e identificados, así como las unidades que se utilicen para tales efectos. 4.- Asegurar el acceso inmediato a los servicios de urgencias y primeros auxilios durante toda la movilización, y 5.- Resguardar el derecho de las y los periodistas que cubren las movilizaciones. La CDHDF estará de manera cercana documentando que no se obstaculice ese derecho, ni se les afecten sus herramientas de trabajo.

La CDHDF instó a las autoridades federales y capitalinas a no detener arbitrariamente a los asistentes a la manifestación “es importante señalar que las detenciones por parte de las autoridades locales y federales durante las movilizaciones, deben llevarse a cabo actualizándose la hipótesis de flagrancia, tal y como lo ha establecido la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). En los casos en los que personas sean detenidas legítimamente, deberá respetarse la cadena de custodia y deberá ponerse a las y los detenidos a disposición inmediata de la autoridad competente”.

La dependencia adelantó que hoy su personal estará presente durante el recorrido de la marcha.