Navidad ecológica

Esta es una buena época para pensar en el bienestar del planeta. Te damos algunas ideas

Navidad ecológica
Adopta un árbol de tu vecindario y adórnalo como propio.
Foto: Shutterstock

Por Claudia Castro Val/@ClaudiaFresh

Se calcula que desde Thanksgiving hasta fin de año, los estadounidenses producirán 6 millones de toneladas de basura, lo que representa un incremento de 25% por cada casa, en comparación con el resto del año.

Estas son algunas medidas sencillas que puedes tomar para vivir una Navidad con conciencia ecológica.

Árbol de Navidad: rentado o adoptado. Millones de árboles son cortados cada año para servir de adorno durante unos cuantos días y después convertirse en basura.

Hay varias opciones en el país para rentar un árbol vivo, compañías que generalmente llevan a tu casa el árbol vivo en una maceta y posteriormente lo recogen para volverlo a plantar. Puedes encontrar alternativas en LivingChristmasTrees.com.

Ahora bien, si necesitas ahorrar unos dólares, puedes adornar un árbol en tu calle y adoptarlo. Encárgate de él esta temporada para que luzca el espíritu navideño y continúa cuidándolo después de haberte servido como árbol de Navidad.

Luces conscientes. Revisa las luces de Navidad que usaste el año pasado. Si son viejas y no son LED, haz un esfuerzo por comprar unas nuevas que sí lo sean. Es una inversión de momento, pero podrás recuperarla en el mediano plazo al recibir la factura de electricidad.

A largo plazo habrás contribuido con tu granito de arena a la lucha contra el cambio climático y a la tendencia de ahorrar toda la energía posible.

Regalos sí, pero sin envoltura. Las organizaciones ecologistas calculan que un 80% de la basura que generamos todos los días en el mundo proviene de envolturas y envases.

Busca opciones recicladas para forrar tus regalos este año: envuelve con periódico, reutiliza cajas y papel de regalo, usa ropa vieja, cambia los moños por hojas secas de árboles o por una flor; en fin, usa tu creatividad y tu imaginación para envolver tus regalos de manera más ecológica, con materiales biodegradables y reciclados.

Regalos sí, pero sin baterías. Una sola batería desechada incorrectamente puede contaminar 3,000 litros de agua con sustancias nocivas para la salud.

Especialmente al buscar regalos para los niños, trata de elegir aquellos que no necesitan baterías y que ayudan a su desarrollo cognitivo. Si acaso optaras por baterías, entonces suma al regalo un cargador solar para al menos disminuir el consumo.

Evita el desperdicio de alimentos. Calcula bien la cantidad de comida que prepararás para que no tengas que tirar a la basura esos alimentos que ya representan un costo ecológico, desde que fueron sembrados y hasta que fueron transportados a tu supermercado local.

Si tienes leftovers, ponles un toque diferente y cómelos, comparte con vecinos y amigos o con personas que no pueden disfrutar de una cena sustanciosa en estos días.

No exageres con la calefacción. Si en el interior de tu casa u oficina mueres de calor en pleno invierno, algo anda mal. No te congeles, pero tampoco hagas un horno de tus espacios porque el planeta y tu factura de electricidad lo resentirán.

Date la oportunidad de sentir un poco del frío de la temporada y ahorrar unos dólares.

No al anime. Reduce al máximo el consumo de platos, vasos y cubiertos desechables, especialmente los de anime (foamy), que no son biodegradables y contaminan de manera alarmante.