Gestión del alcalde De Blasio vive su mayor prueba

Salirse de esta crisis política no se será fácil para un mandatario

@MarleneRPeralta

Mientras muchos lloran y condenan el asesinato de dos policías en Brooklyn, el alcalde Bill de Blasio enfrenta su reto más difícil en su primer año de mandato: traer unidad entre neoyorquinos y mejorar la ya fracturada relación con miembros de la Uniformada.

Salirse de esta crisis política no se será fácil para un mandatario que ganó las elecciones en 2013 bajo la promesa de enmendar la relación entre la policía y la comunidad de color y donde hasta ahora la mayoría de los hechos han ido en contra de esa meta.

Un video muestra cómo policías le daban la espalda a De Blasio en el Hospital Woodhull la noche del sábado, cuando éste se dirigía a la conferencia de prensa con el Comisionado Bill Bratton para dar los detalles oficiales de la muerte, tipo ejecución, de los oficiales Wenjian Liu y Rafael Ramos.

Algunos analistas ven el clero como la única vía para traer unidad en una ciudad dividida. Ken Sherrill, profesor emérito de política y gobierno de Hunter College vio como un gran paso la asistencia de De Blasio ayer a una misa presidida por el Cardenal Timothy Dolan en la Catedral de San Patricio en honor a los dos policías caídos.

“Encontrar a personas que ambos lados puedan confiar es difícil. A pesar de que esta ciudad es muy secular, es allí donde el clero puede ayudar”, sostuvo el experto.

El cardenal Dolan ya dio su primer paso en esa dirección al pedir unidad la semana pasada después que circulara un formulario del PBA en donde oficiales pueden solicitar que tanto De Blasio como la presidenta del Concejo Melissa Mark Viverito no asistan a su funeral en caso de morir en el cumplimiento del deber. Se podría decir que el religioso es la figura más respetada entre las filas de la Uniformada, la cual tiene fuertes raíces católicas.

La muerte de los dos oficiales llega después de semanas demostraciones en contra de la brutalidad policial y el racismo, a raíz de los veredictos de dos jurados de no presentar cargos contra los oficiales responsables de las muertes de los afroamericanos, Michael Brown de Ferguson Missouri y de Eric Garner en Staten Island. La tragedia es también la gota que derramó el vaso en la fracturada relación entre los sindicatos policiales y De Blasio, quienes han hecho una serie de inflamatorias declaraciones por lo que ellos consideran una falta de apoyo de la Alcaldía.


Lee también:

Hijo de policía asesinado: “Es el peor día de mi vida”

Asesino de policías a transeúntes: “Vean lo que voy a hacer”

Obama pide solidaridad por la familia de agentes fallecidos en NY

De Blasio: “fueron ejecutados”

Editorial: Policía de todos


El presidente de la Asociación Benevolente de Patrulleros (PBA), Patrick Lynch, argumenta que las acciones de De Blasio están dando paso a la violencia en contra de la Uniformada. Incluso luego de la muerte de los dos policías, Lynch dijo que el alcalde tiene “sangre en sus manos”.

Según Sherill, quien ha analizado la Alcaldía desde la administración de John Lindsay, sostiene que nunca ha escuchado tan fuertes palabras contra un alcalde, a pesar de que ha habido tensión entre el sindicato de policía y otros mandatarios en el pasado.

“Aquí se necesita un gran compromiso a favor de la civilidad y la calma”, sostuvo el experto