Primer avión de la coalición es derribado por ISIS en Siria

Jordania confirmó caída de avión y la captura del piloto por parte de los yihadistas
Sigue a El Diario NY en Facebook

Miembros del grupo Estado Islámico (ISIS) derribaron este miércoles en Siria el primer avión de la coalición internacional que lidera EEUU y capturaron a su piloto, de nacionalidad jordana, después de tres meses de bombardeos en los que un millar de yihadistas ha perdido la vida.

El Ejército de Jordania confirmó que uno de sus aviones militares que participaba en la alianza encabezada por Estados Unidos contra el Estado Islámico fue abatido en la ciudad de Al Raqa, bastión de ese grupo extremista ubicado en el noreste de Siria.

El piloto, identificado como Muaz Kasabeh, fue capturado por combatientes del Estado Islámico.

Este grupo tiene “la responsabilidad total de la seguridad” del militar, advirtió el portavoz de las Fuerzas Armadas de Jordania, Mamduh al Amri, en unas declaraciones difundidas por la agencia oficial jordana Petra.

El avión fue derribado por artillería antiaérea cuando participaba en unos bombardeos de la coalición contra posiciones de los radicales en Al Raqa.

Distintas páginas de yihadistas en internet mostraron fotografías en las que se observa a un grupo de hombres armados llevando al supuesto piloto en una zona que parece ser un lago.

Al Raqa y su periferia han sido escenario habitual de bombardeos aéreos desde que la coalición comenzó sus operaciones en territorio sirio, el pasado 23 de septiembre.

Entre ayer y hoy, aviones internacionales atacaron ese feudo de los extremistas y otros puntos del país como la localidad de Kobani, de mayoría kurda y fronteriza con Turquía.

En esos bombardeos en Siria, están participando países árabes como Baréin, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, que integran la coalición contra el ISIS, compuesta de unos sesenta socios.

Por su parte, el régimen sirio también continuó hoy sus ataques contra posiciones radicales en Al Raqa, causando la muerte de al menos 26 personas, entre ellas cinco mujeres y nueve menores, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que tiene una amplia red de colaboradores sobre el terreno.

El derribo del avión jordano se produce después de que el pasado 16 de septiembre un caza del Ejército sirio corriera la misma suerte también en Al Raqa, donde se estrelló contra una vivienda, lo que causó varios muertos y heridos entre los miembros de una misma familia.

En tres meses, la alianza contra el ISIS ha matado al menos a 1,046 combatientes radicales, la mayoría de ellos extranjeros, según cálculos que difundió ayer el Observatorio.

A esa cifra de fallecidos, se suman al menos 52 civiles, entre ellos ocho menores de edad y cinco mujeres, y un prisionero rebelde que perdieron la vida en ataques internacionales en las provincias de Al Hasaka, Deir al Zur, Al Raqa, Alepo e Idleb, situadas en el norte y este del país.

Por ahora, los bombardeos se han centrado en destruir cuarteles y sedes del EI y del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, al tiempo que han afectado a refinerías y yacimientos de crudo y otras instalaciones industriales.

Pese a la ofensiva aérea, los extremistas siguen controlando extensas zonas de Siria e Irak, por lo que Estados Unidos ya ha advertido de que se necesitarán esfuerzos a largo plazo y no ha descartado “retrocesos”.

En Jordania, la participación en la alianza ha despertado fuertes reticencias entre la opinión pública y la case política, sobre todo por el temor a las posibles represalias ante la interferencia en los asuntos internos de terceros países.

El EI proclamó un califato a finales de junio en Siria e Irak, donde ha conquistado amplias zonas e impuesto una interpretación radical de la ley islámica.

Más de 200,000 personas han fallecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según la ONU.

Con información de EFE