Unidos contra el terrorismo

Un fuerte operativo de seguridad se ha desplegado para la marcha de hoy en París
Unidos  contra el terrorismo
Un hombre con un cartel con el eslogan 'Je Suis Charlie' la bandera francesa participa en una de las múltiples manifestaciones realizadas ayer Francia.
Foto: EFE

París

El ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, anunció ayer “medidas excepcionales” de seguridad en la manifestación prevista para hoy en París, que se espera reúna a centenares de miles de personas.

En rueda de prensa, Cazeneuve dijo que se movilizará a más de 2,000 policías y 1,350 militares para garantizar la seguridad en la llamada “marcha republicana”, en solidaridad con los doce fallecidos en la masacre del semanario satírico “Charlie Hebdo”, el miércoles, y los cinco muertos en dos atentados posteriores.

Habrá otros 150 policías de civil para proteger a los numerosos jefes de Estado o de Gobierno extranjeros que participarán en la marcha y también tiradores en los tejados de París, además de los múltiples motoristas que acompañarán la marcha.

La manifestación partirá a las 3 p.m. desde la Plaza de la República y confluirá en la Plaza de la Nación, con dos itinerarios distintos por el centro de París para facilitar su fluidez.

La marcha, que se prevé histórica y masiva, recordará a los fallecidos en los atentados terroristas de esta semana en Francia.

La manifestación fue convocada poco después de la masacre en el semanario satírico, cometida por dos yihadistas que fueron abatidos por las fuerzas especiales francesas.

Dos atentados posteriores costaron la vida a otras cinco personas, de ellas cuatro en la toma de rehenes en un supermercado judío de París, cuyo responsable también murió en el asalto policial.

La marcha de hoy estará encabezada por el presidente de Francia, François Hollande, lo que no ocurría en este país desde 1990, cuando el también mandatario socialista François Mitterrand participó en una manifestación contra la profanación de un cementerio judío.

El primer ministro francés, Manuel Valls, dijo ayer que esta marcha debe ser una muestra de “unidad” y una reivindicación de la “laicidad” de Francia, así como de los valores de la República que fueron amenazados por los atentados terroristas de esta semana.

En ella participarán numerosos dirigentes extranjeros como muestra de repulsa al terrorismo.

No lo hará, sin embargo, la presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que ayer pidió a sus partidarios que se manifiesten en todas las provincias de Francia pero no en París, donde su partido se ha sentido excluido de la marcha antiterrorista