Histórica visita del Papa Francisco al Congreso

La gira por EEUU en septiembre será decisiva para el avance de la reforma migratoria
Histórica visita del Papa Francisco al Congreso
El presidente Obama atribuyó al Papa su mediación para terminar con el embargo a Cuba.
Foto: Fotos Getty Images y Archivo

Maria Peña

Washington

La histórica visita pastoral que hará el Papa Francisco ante el Congreso en septiembre de este año se producirá en unos momentos definitorios para el avance de una reforma migratoria integral, según observadores.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, anunció ayer que el Papa ofrecerá un discurso ante una sesión conjunta en el Congreso el próximo 24 de septiembre y de inmediato se dispararon las expectativas sobre el mensaje que el Pontífice enviará a los legisladores.

“Será el primer papa en la historia en dirigirse al Congreso en una sesión conjunta”, dijo Boehner a la prensa en el Capitolio. “Estamos conmovidos de que el Santo Padre haya aceptado nuestra invitación”, agregó.

En marzo pasado, Boehner y la líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, invitaron formalmente al papa Francisco a la sede del Legislativo estadounidense.

“En un momento de agitación global, el mensaje del Santo Padre de compasión y dignidad humana ha emocionado a gentes de todas las creencias y orígenes. Sus enseñanzas, oraciones y su propio ejemplo nos recuerdan las bendiciones de las cosas sencillas y nuestras obligaciones con el prójimo”, agregó Boehner.

Aunque se espera que su discurso tenga más bien un alto contenido moral, lo cierto es que el Papa se presentará en el Capitolio en unos momentos de alta volatilidad política por asuntos como la apertura de EEUU hacia Cuba, la reforma migratoria, y la creciente desigualdad económica.

“Creo que el mensaje del Papa reflejará sobre todo los principios de la Iglesia y sus propias prioridades morales, en vez de meterse a hablar de legislación concreta. Con seguridad abordará asuntos como la reforma migratoria, el aborto, la pobreza y la libertad religiosa”, dijo John Carr, analista de asuntos católicos y la vida pública de la Universidad de Georgetown.

“Estoy seguro de que el Papa dejará un tanto incómodos a todos en el salón (del Capitolio), porque sus valores no son republicanos o demócratas sino que se centran en la vida humana, la dignidad de los inmigrantes… con seguridad hablará de todo eso en nuestro país”, aseguró Carr.

El director de política migratoria de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB), Kevin Appleby vaticinó que, sin involucrarse en disputas políticas entre el Congreso y el presidente Barack Obama, el Papa “sí hablará de derechos humanos y el papel del gobierno para proteger esos derechos y a los inmigrantes”.

“No sorprendería que les hable de que los pobres y marginados deben ser una prioridad, y que es urgente cambiar la retórica negativa hacia los inmigrantes. El Papa se comunica de forma simple y directa y seguro que también usará ejemplos para transmitir su mensaje de esperanza”, agregó Appleby.

Boehner ha calificado al primer pontífice americano como alguien que “ha inspirado a millones de estadounidenses” por su liderazgo y su reto a que todos lleven vidas “de misericordia, perdón, solidaridad y humildad”.

Tras el anuncio de Boehner, en las redes sociales abundan los mensajes de inmigrantes hispanos para que el Papa abogue por ellos.

Fabby Monroe, por ejemplo, le pide al Papa que hable “especialmente de la discriminación contra los inmigrantes”, mientras que William Medina, se quejó de que los republicanos “sólo están perdiendo el tiempo”