¿Perdonarte? Sí.. ¿Olvidarlo? ¡Jamás!

Las personas rencorosas sufren más que los que tenemos una memoria de pollo.
¿Perdonarte? Sí.. ¿Olvidarlo? ¡Jamás!
Creo que es importante perdonar, pero no olvidar.
Foto: Archivo

Hace un tiempo conocí a una mujer que recientemente había perdido a su hermana. Su novio no solo la mató, sino que también descuartizó su cuerpo y lo dejó tirado como si fuera basura. Hablando con ella, le pregunté “¿Oye, podrías perdonar a este hombre?” para mi sorpresa, me dijo “Si, Carolina. Yo lo perdoné hace mucho tiempo”.

En mi mente quizá no habría cabida para perdonar a una persona que le haya quitado la vida a un ser amado, sin embargo al conocer más a Celeste, me di cuenta que lo había perdonado por ella misma y no por él.

Si, a veces hay que perdonar para poder salir adelante, y dejar ese resentimiento que realmente nos está atado a un pasado, que desafortunadamente no podemos cambiar, por más que quisiéramos.

Con el tiempo, me hice más amiga de Celeste, y en otra conversación me dijo “no perdonarle sería darle permiso a él de hacerme sentir mal; no perdonarle sería permitirle gobernar mis sentimientos”.

Ya este hombre le había quitado la vida a su hermana, como para que también la matara a ella en vida teniendo en su corazón tanta sed de venganza.

Las personas rencorosas sufren más que los que tenemos una memoria de pollo. Eso sí, creo que es importante perdonar, pero no olvidar.

Mi tío, quien siempre me aconsejaba en el amor me recordó algo que me cambio la vida: la primera vez que alguien nos hace algo malo somos las víctimas, pero la segunda vez que permitimos que nos hagan lo mismo, ya dejamos de ser víctimas para voluntariamente someternos a que alguien nos pisotee. ¡He ahí la diferencia entre perdonar y olvidar!

En el caso de mi amiga Celeste, perdonó a este hombre, y no saben cómo la admiro por lo que hizo. ¿Pero olvidar? Creo que jamás podría tomarse un café con él, o permitirle a un ser querido que se le acerque.

Es un tema que ha estado en mi mente recientemente. Les confieso que muchos amigos cercanos me critican por “pasarme de buena” o como diríamos en Colombia “usted se pasa de boba, mija”. Y si, parece que se me olvidaran las cosas malas que alguien me hace y vuelvo a caer redondita en la misma situación.

Como millones de mujeres en este mundo, soy amante de las telenovelas, especialmente de aquellas que son sacadas de historias que si pueden ocurrir en la vida real. Hace unos días tuve el placer de conversar con quizá, una de las mujeres más codiciadas en la televisión hispana, Itati Cantoral, quien ahora se dispone a lanzar una novela titulada ¿Quién Mató a Patricia Soler?, que se transmitirá por MundoFox (cadena para la cual trabajo).

La novela toca los temas del perdón, y de las segundas oportunidades. Le pregunté:¿Itati, y que fue lo más difícil de esta novela? Y me dijo “meterme en los zapatos de una mujer que tiene que perdonar para poder seguir viviendo. Meterme en los zapatos de una mujer que no olvida, pero que si quiere recuperar todo lo que perdió, tiene que agachar la cabeza y decir, te perdono”.

Y ustedes… ¿Perdonan u olvidan? Quien pueda hacer ambas cosas, que me mande la fórmula.

Espero sus comentarios

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com