Dominicano discapacitado brilla por sus triples en el baloncesto (video)

A pesar de la adversidad, Félix Veloz es un destacado jugador en el programa de baloncesto para menores con discapacidades mentales
Sigue a El Diario NY en Facebook
Dominicano discapacitado brilla por sus triples en el baloncesto (video)
Félix Veloz ha luchado contra sus discapacidades para brillar en el deporte ráfaga. Foto: Gustavo Martínez Contreras

A Félix Veloz se le iluminan sus ojos de 19 años de vida con las luces en las que brillan las imágenes de estrellas de la NBA como Anthony Davis o Carmelo Anthony, las figuras que más respeta en el deporte que ama.

“Allí está Carmelo”, le dice a Daniel Hernández, un asistente escolar que lo acompaña en su vuelta por Manhattan.

Avecindado en Tarrytown, un poblado 40 kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York, Veloz es un destacado jugador en el programa de baloncesto para menores con discapacidades mentales de la escuela secundaria Sleepy Hollow High School.

Veloz, además padece de un impedimento del habla. Pero lo que no puede decir lo argumenta con su habilidad para el baloncesto, que atrapa su atención porque está en todas partes de la Casa de la NBA, NBA House, que se instaló a un lado del Madison Square Garden durante este fin de semana del Juego de Estrellas.

Su presencia en el lugar no es casual. La NBA lo trajo a Nueva York porque es parte del equipo nacional que competirá en las Olimpiadas Especiales de Deportes Unificados este verano en Los Angeles. La liga seleccionó a 12 jugadores olímpicos de todo el mundo para estar presentes en la exhibición.

La noche del sábado jugará en el partido de NBA Cares junto a ex estrellas de la NBA y estrellas de la WNBA, pero a quien quisiera ver es a su ídolo, el número 8 de los Lakers.

“Yo admiro a Kobe. Él es el mejor”, sostiene. “Estoy triste porque no va a jugar. Espero ver a Carmelo. Estoy emocionado de estar aquí”.

En su rostro se mezclan el asombro y la felicidad, que no son más que producto de los logros de este muchacho que llegó hace tres años de República Dominicana, donde nunca había ido a la escuela y mucho menos aprendido a hablar inglés.

Lo que sí sabía era jugar al baloncesto, deporte que aprendió hace ocho años.

“Comencé (a practicarlo) porque un amigo me llevó a jugar. Me gustó. Me siento bien (cuando juego)”, manifiesta, mientras ve con atención el ambiente en el que todo es basquetbol.

Pero aunque esté por vestirse con las Barras y las Estrellas, Veloz no deja de pensar en dominicana.

“Me hace falta el calor. Esto es muy frío. Y sí extraño la comida… ¡Los mangos!”, comenta. “Los mangos, esos sí que están buenos”.

Si bien lo suyo es el basquetbol, Veloz también un espacio en su corazón por la pelota, y no duda al responder cuando se le pregunta sobre sus equipos favoritos.

“Yankees. Y yo soy Aguilucho”, dice en referencia al equipo las Águilas Cibaeñas de la Liga Profesional de Béisbol de la República Dominicana.

Además de destacarse en el deporte, Veloz muestra empeño en su escuela, donde participa en un programa en el que estudia mientras trabaja como conserje unas horas a la semana.

“Me gusta trabajar. Pero me gusta más el basquetbol. Lo que no me gusta es la escuela”, asegura y suelta una carcajada.

Sobre la duela, su especialidad es el bombardeo aéreo.

“A mí me gusta tirar de tres. Lo disfruto”, sostiene. “Aunque lo hago nada más un chin de rato porque sino me canso”.

Aunque no se lo imaginaba cuando llegó a este país, su pasión por el deporte ráfaga lo han vivido lo que para muchos parecería un sueño pero que para Félix es realidad.

“Esto lo creo porque ya estoy aquí”, finalizó.