El futuro del deporte está fuera de la televisión

Recibos de cable aumentan de costo y la afición se ve alejada de eventos deportivos en TV

El futuro del deporte está fuera de la televisión
La NFL sigue en la cima de las ligas que más caro venden sus derechos de transmisión.
Foto: Fotos: Getty Images

@newsgus

La carrera por comprar los derechos de transmisión de equipos deportivos infla a un mercado que de pronto está por explotar, pero en medio este frenesí encamina a los espectáculos atléticos a las plataformas móviles.

A partir de este mes, el recibo del cable costó un 6 por ciento más gracias a que ESPN y el resto de las cadenas regionales deportivas les están cobrando más dinero por transmitir su señal.

La NFL comanda con lo que cobra, seguida de la NBA y Grandes Ligas. La Liga Premier Inglesa sacudió las aguas con su reciente acuerdo con Sky por 5,100 millones de libras esterlinas.

Las cadenas regionales deportivas han proliferado en los últimos años. Tampoco es que sea un concepto nuevo; FOX tiene un sinfín de cadenas regionales para servir a zonas que quizás no tienen audiencia nacional.

Cada vez más equipos profesionales deportivos ven con buenos ojos el contar con su propia compañía de telecomunicaciones para presentar y vender su producto, como hacen los Yankees con su YES Network desde 2002.

La competencia entre cadenotas y cadenitas ha inflado esta burbuja y algunos de los problemas de esta vorágine han comenzado a emerger. Por segundo año consecutivo todo apunta a que los juegos de Dodgers no se verán en la mayoría de las televisiones en Los Ángeles.

Esto no parecería crítico si Dodgers jugara en Brooklyn, pero el campeón defensor del Oeste de la Liga Nacional tiene su sede en Chavez Ravine, el viejo vecindario mexicano al norte del centro de Los Ángeles.

Esto se suscitó cuando Dodgers firmó un acuerdo multianual por $8,035 millones para que su cadena, SportsNetLA, se transmitiera por Time Warner Cable, que tiene el 30 por ciento del mercado angelino.

Y no hay nada que se pueda hacer. Dodgers no piensa renegociar su contrato y TWC no puede crear un acuerdo con otras compañías de cable y satelitales porque está en medio de una consolidación masiva con Comcast que la agencia Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) prometió resolver para fin de marzo.

Mientras todo comienza a reventar, algunas compañías comienzan a aprovechar la paridad que brinda la web.

Es que a final de cuentas se trata de llevar el producto a los nuevos consumidores, jóvenes que suelen abstenerse de contratar su servicio de cable porque la conexión a la red lo resuelve todo

eldiariony.com