Con el mundo de ‘Rowdy-llas’

Ronda Rousey defendió con éxito el título de peso gallo en la UFC 184 ante Cat Zingano y mantuvo su invicto
Con el mundo de ‘Rowdy-llas’
Ronda Rousey y Cat Zingano, durante su enfrentamiento en el Staples Center.
Foto: Getty Images

Cuando Ronda Rousey (11-0) y Cat Zingano (9-1) subieron al octágono del Staples Center en el evento estelar de la UFC 184, lo único seguro era que una de las dos se consagraría con el título de peso gallo (125-135 libras), manteniendo su invicto, mientras que la otra regresaría a casa con las manos vacías y la primera mancha en su récord.
Rousey alzó la mano ante un abarrotado Staples Center, que se rindió a los pies de la mejor peleadora libra por libra, a quien solo le tomó 14 segundos para rendir a Zingano.
Zingano salió a buscar llevar a la lona a Ronda y lo pagó caro. ‘Rowdy’ consiguió salir del ataque de Zingano y atrapó el brazo derecho de la retadora entre sus piernas para escribir un capítulo más en su impresionante carrera.
En lo que se esperaba el examen más difícil en el camino hasta ahora perfecto de la peleadora más dominante en el mundo, Ronda aprobó con honores, a su estilo.

En una noche histórica para la UFC, la pelea co-estelar y el evento principal fueron protagonizados por mujeres.
En la antesala del combate estelar, Holly Holm (8-0) ganó por decisión dividida ante Raquel Pennington (5-6), que con el juego de puños puso en aprietos a la aun invicta Holm.

En duelo de peso ligero, Tony Ferguson (19-3) se impuso a la experiencia de Gleison Tibau (40-11) en el primer round por la vía de la sumisión a los 2:37.

Alan Jouban (11-3) terminó su pelea con un codazo a la cara de Richard Walsh (8-4), que obligó al referee a deter en combate en el primer round en pelea de peso welter.
Jake Ellenberger (30-9) batalló hasta el segundo round para imponerse a Josh Koscheck (19-9) con un candado al cuello que consiguió la sumisión
al 4:20.