Pesar y luto en el béisbol por muerte de ‘Minnie’ Miñoso

Nacido en Cuba, fue el primer afroamericano, de origen latino, en jugar en las Grandes Ligas
Pesar y luto  en el béisbol por muerte de ‘Minnie’ Miñoso
Minnie Miñoso, leyenda cubana de las Ligas Negras y los Medias Blancas, murió ayer a los 92 años en Chicago.
Foto: GETTY IMAGES

CHICAGO

Saturnino Orestes Armas Miñoso Arrieta, conocido durante décadas como Minnie Miñoso y quien fuera el primer pelotero afroamericano de origen netamente latino, murió en la madrugada del domingo en la ciudad de Chicago donde residió por largo tiempo.

A la edad de 92 años, el fatigado corazón del legendario ícono de los Medias Blancas se detuvo, según el informe del forense del condado de Cook responsable del protocolo “postmortem” de Miñoso.

El nativo del poblado de Perico, cerca de La Habana, en Cuba, debutó en las Grandes Ligas con Cleveland en 1949 pero fue enviado a Chicago dos años después, donde desarrolló su carrera y escribiría toda su leyenda.

Uno de los pilares más llamativos de su largo trayecto es el hecho de haber bateado un jonrón de dos carreras en su primer turno al bate con Medias Blancas el 1 de mayo de 1951 contra el lanzador Vic Raschi de los Yankees.

Su historial como una de las leyendas de los “Patipálidos” da cuenta de 12 tempoporadas con esa divisa, con la que bateó para .304 con 135 bombazos de vuelta completa y 808 remolques.

Bateador de contacto, Miñoso fue jugador de los jardines, con preferencia el izquierdo y entre sus grandes logros está el ser apenas uno de dos peloteros que jugaron al menos un partido en las Grandes Ligas durante cinco décadas.

Sus referencias estadísticas cuentan que debutó en 1949 y que agotó su último turno al bate en 1980 a la edad de 53 años. Conocido como el “Cometa Cubano”, Miñoso participó en nueve Juegos de Estrellas.

Fuera de Cooperstown

Aunque muchos de los peloteros procedentes de las Ligas Negras, como Martin Dihigo, José “Azabache” Méndez y Cristobal Torriente, llegaron al Salón de la Fama de Cooperstown, extrañamente a Miñoso le fue negada la inmortalidad y nunca pasó más allá del 21.1 por ciento en la búsqueda de los votos necesarios. Aún en el año 2014, en su última oportunidad, tampoco fue considerado por el Comité de Veteranos.

En entrevista con El Diario en abril de 2014, expresó su deseo de llegar a Coopertown. “He dado mi vida por el béisbol y si fuera necesario volvería a hacerlo. Me queda rezar y esperar a que estos señores me pongan en ese lugar antes de que Dios me lleve”

eldiariony.com