Peatones ganarían dinero por denunciar estacionamiento ocioso

Transeúntes tendrían la oportunidad de cobrar mitad de la multa contra los que dejan vehículos encendidos

Peatones ganarían dinero por denunciar estacionamiento ocioso
El límite de un auto encendido cuando está detenido es de tres minutos.
Foto: Mariela Lombard

@Zaira_Reporter

NUEVA YORK — Los neoyorquinos que presenten una denuncia corroborada por un video de conductores negligentes que dejan sus autos encendidos por más de tres minutos mientras estén estacionados, podrán recibir una compensación económica, según una propuesta de ley dada a conocer este martes.

Los concejales Helen Rosenthal (D-Manhattan) y Donovan Richards (D-Queens) introducirán la legislación el miércoles ante el Concejo Municipal, la cual alienta la denuncia a cambio de una recompensa del 50% del monto de la multa impuesta al conductor infractor.

Desde 1971, existe una norma que exige apagar el motor de un auto que no está en movimiento después de un máximo de tres minutos, pero, en 2009, la ciudad endureció la restricción a un máximo de un minuto para los vehículos que están cerca de una escuela.

Pese al esfuerzo del Departamento de Protección del Medio Ambiente (DEP) para crear conciencia acerca de la polución generada por los motores encendidos, pocos conductores han respetado las normas de la ciudad. Esa es la razón detrás del proyecto de ley que plantea una advertencia por la primera falta, pero por la segunda ofensa se impondrían multas de entre $350 y 1,500, y las violaciones posteriores dentro de dos años seguidos resultarían en sanciones de entre $440 y $2,000.

Rosenthal explicó que los neoyorquinos que aspiren a beneficiarse de las jugosas multas deberán tomar un entrenamiento ofrecido por DEP, que según el proyecto de ley, se impartiría cinco días por año. Una toma clara de las placas del auto es parte de los requisitos de la denuncia en video.

“La compensación económica es una forma de crear compromiso y conciencia entre los neoyorquinos”, dijo Rosenthal. “Las leyes se han endurecido en los últimos años, pero rara vez se cumplen”.

La evidencia en video se subirá al sitio web del DEP y será considerada por la agencia para emitir una citación judicial.

Según registros oficiales, NYC emite unos 10 millones de violaciones de estacionamiento anuales, pero sólo unas pocas miles por motores encendidos. DEP sólo tiene 47 inspectores para aplicar las leyes de motores encendidos, una cifra que Rosenthal cuestionó para una ciudad de 8 millones.

El año pasado, la Oficina de Audiencias y Juicios Administrativos emitió sólo 209 violaciones por dejar el motor del auto encendido, pero la preocupación de las autoridades no radica en los ingresos en multas a raíz de estas faltas, sino en el coste de salud para los más vulnerables.

Federica Perera, directora del Centro Columbia de Salud Ambiental Infantil (CCCEH), dijo que los menores neoyorquinos expuestos durante su gestación a un alto nivel de tóxicos (PAH) que emanan de los tubos de escape, tienen cinco veces más riesgo de presentar problemas de atención a la edad de 9 años, según un estudio divulgado el año pasado.

El reporte recopiló los análisis biológicos y de ADN en 233 madres afroamericanas y dominicanas, encontrando que el 42% tenían presencia de los PAH en su sangre. Estás familias provenía de vecindarios con alta contaminación por tránsito vehicular.

“No está claro cómo los PAH afectan el cerebro en desarrollo, pero tenemos certeza de que estos químicos dañan el ADN”, advirtió Perera. “Toda medida para contrarrestar la polución de los vehículos es un paso positivo”.

La especialista agregó que los PAH pueden interferir con el crecimiento de la placenta agotando el oxígeno y los nutrientes para el feto.

El CCCEH destacó que los motores encendidos de autos que no están en movimiento son una importante fuente de PAH. Cada año, emiten hasta 11 millones de toneladas de dióxido de carbono, 200,000 toneladas de óxidos de nitrógeno y 5,000 toneladas partículas ultrafinas (PM 2.5) que pueden provocar ataques de asma y aumentar el riesgo de cáncer.

Elizabeth Yeampierre, directora ejecutiva de United Puerto Rican Organization of Sunset Park (UPROSE), una organización enfocada en problemas medioambientales, comentó que, si bien es necesario reforzar las leyes, también urge proveer educación y recursos a conductores de minorías que desconocen el impacto de esta práctica.

“Muchos de nuestros conductores no saben de la repercusión en el medio ambiente y la salud de sus comunidades”, sostuvo. “El problema no se limita a la falta de la aplicación de las leyes, también en las pocas alternativas de educación ambiental”.