El socio español de Liam Neeson

Jaume Collet-Serra dirige al actor por tercera vez en Run All Night
El socio español de Liam Neeson
Liam Neeson (izq.) y Joel Kinnaman en Run All Night.
Foto: Warner Bros.

NUEVA YORK – Mientras su ciudad natal despegaba hacia un futuro brillante con los Juegos Olímpicos como trampolín, Jaume Collet-Serra (Barcelona, 1974) aterrizaba en Los Ángeles a los 18 años con un sueño: convertirse en director de cine. Después de terminar sus estudios se hizo hueco en el mundo de la publicidad y los videoclips, lo que le abrió la puerta del cine de terror. No era su preferido pero, tras dos títulos en este género, dirigió a Liam Neeson en Unknown (2011) y desde entonces el actor norirlandés se convirtió en su compañero de viaje. El 13 de marzo estrena Run All Night, su tercera película con Neeson.

“Ya somos mejores amigos”, comenta Collet-Serra riéndose. “Hacer una película con un actor es como ir a la guerra. Vas ahí, te lanzas, y hay que tener mucha confianza uno en el otro y esperar que todo salga bien. Cuando ya haces dos la confianza es infinita, así que la tercera ha sido muy fácil”.

En Run All Night Neeson interpreta a un sicario de la mafia irlandesa de Nueva York que se ve obligado a matar al hijo de su mejor amigo –el personaje de Ed Harris, jefe de los mafiosos– para salvar la vida de su propio hijo –Joel Kinnaman–. El espectacular elenco se completa con Vincent D’Onofrio, Common, Génesis Rodríguez y Nick Nolte.

“Una vez tienes un guion decente y a Liam, es fácil conseguir a otros actores que se junten”, explica Collet-Serra. “Y todo el mundo quiere rodar en Nueva York”.

Tuve mucha suerte con Joel Kinnaman, porque hay pocos actores que puedan interpretar al hijo de Liam Neeson con credibilidad. Tú esperas que Liam tenga un hijo alto, fuerte, con carácter… y Joel Kinnaman estaba con ganas de hacer algo así”.

Ed (Harris) también fue nuestra opción número 1. Para interpretar al que va a ser el mejor amigo y luego el mejor enemigo de Liam necesitas a un actor que te impresione y te intimide. Y que al mismo tiempo sea interesante, que quieras estar con él. No es el típico malo”, explica Collet-Serra. “Ed Harris reinventó el hombre malo en The Rock. Antes el malo era muy malo, pero en The Rock él era ese malo convencido de lo que hacía por el bien de todos”.

Run All Night transcurre en una sola noche en diferentes barrios de Nueva York, lo que obligó al equipo a rodar de madrugada “hasta que salía el sol”.

“Rodajes tradicionales ya no hay. Cuando haces una película estás creando un mundo que para hacerlo interesante va a ser difícil rodarlo. En Unknown y La Huérfana estábamos a 20ºC bajo cero. En Non Stop (su segundo film con Neeson) estuvimos metidos en un tubo durante 35 días. Después de eso me interesaba mucho rodar en localizaciones, sin construir nada. Quería sentir la ciudad”, explica Collet-Serra, que trató de capturar Nueva York “tal y como es”, especialmente el contraste entre Manhattan y los otros barrios.

El director español creció amando el western y filmes de la II Guerra Mundial, “además de Indiana Jones, Los Goonies y todas ésas de los 80”, pero asegura sentirse “muy cómodo” en el género del thriller de acción.

En sus más de dos décadas en Los Ángeles, Collet-Serra ha sido testigo del avance de los hispanos en Hollywood, sobre todo detrás de las cámaras. “Directores, fotógrafos, diseñadores de producción, de vestuario… hay de todo al más alto nivel. Pero para que esto se vea hacen falta estrellas”, explica.

“Si saliese un actor que empezara a traer box office, ayudaría mucho”.