El sueño de Agatha Ruiz de la Prada es unir la ecología y el diseño

La diseñadora española, que no sólo cuenta con moda en su haber, invitó a buscar una moda más consciente con la naturaleza
El sueño de Agatha Ruiz de la Prada es unir la ecología y el diseño
La diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada aboga por la moda sostenible y ecológica.
Foto: EFE / Jeffrey Arguedas

San José – Todo un personaje, sin duda, en el mundo de la moda, la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada se dijo obesionada por la ecología y el medio ambiente.

En una entrevista con la agencia EFE, Ruiz de la Prada aseguró que con toda la problemática del cambio climático que vive el mundo, la moda deberá ser más sostenible al unir la ecología con el diseño.

Vestida con una característica sudadera blanca con un corazón de lentejuelas rojo en el centro, Ruiz de la Prada aseguró antes de la inauguración de una exposición de carteles en Costa Rica, que gracias al ejemplo de su abuelo, una de sus obsesiones es el medio ambiente y que sería “muy bonito unir la ecología y el diseño“.

“Entre mis planes está la ilusión de crear molinos eólicos porque me parece que sería muy bonito unir la ecología y el diseño. Una de mis obsesiones es el medioambiente. Mi abuelo era muy ecologista y él siempre soñaba con ser autosuficiente”, indicó la española.

Sin embargo, la creación de molinos eólicos no es algo que sorprenda, ya que la diseñadora nunca se ha limitado a confeccionar únicamente prendas de vestir, sino también sillas, accesorios para mascotas, bisutería, mesas, perfumes, vajillas, sofás, portadas de libros y discos, ropa para niños y hasta habitaciones de hotel, entre muchos otros.

Ruiz de la Prada, que participa en el Festival Internacional de Diseño de Costa Rica, aseguró que las personas deberían ser más conscientes con la naturaleza y abogar por el reciclaje y reutilización de los objetos.

“Creo que es muy importante no cambiar la moda como cuando yo era pequeña, que cada temporada era todo nuevo, ahora hay que tener menos cosas, mejores y usarlas hasta el final. Además, el éxito de un traje es ponérselo varias veces. Cuando se me rompe una camiseta de vieja, que me pasa poquísimo porque duran un montón, la uso para limpiar la casa”, afirmó Ruiz de la Prada.

La diseñadora añadió que América Latina es uno de sus mercados favoritos, ya que es una “región de moda”, en la que constantemente se dan semanas de la moda, desfiles, nuevas marcas y hay un “entusiasmo enorme” y “euforia” por la creación.

Pese a esto, Ruiz de la Prada lamentó que actualmente existan muchos jóvenes creativos e innovadores a los que les “ha sido muy difícil triunfar” por la falta de apoyo.

“Yo me muevo por muchos países, catalogo como fáciles a los de Latinoamérica, donde te quieren, te cuidan, son simpatiquísimos y hablamos el mismo idioma, es una gozada. Luego están los países difíciles como Nigeria, que no llegué ni a desfilar o Serbia que son muy distintos”, dijo Ruiz de la Prada.

Sobre su proceso creativo indicó que desde pequeña se ha interesado por el mundo del arte, tanto así que deseaba ser pintora, sin embargo el rumbo la llevó por otro camino.

Para la diseñadora lo más importante es “tener un estilo propio” y utilizarlo como un “lenguaje” para expresarse con las demás personas.

La exposición de Agatha Ruiz de la Prada en Costa Rica se encuentra en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo ubicado en el corazón de San José y estará hasta el próximo 6 de mayo. Se trata de una selección de carteles y videos de desfiles de la diseñadora española pertenecientes a los fondos documentales de su fundación.

En el recorrido por sus paredes rosadas y blancas, se pueden encontrar carteles con sus característicos llamativos colores de los desfiles en España y París, sus exposiciones retrospectivas, productos españoles y su interés por causas sociales y ecológicas. Además, de un sinfín de objetos como sus fragancias y accesorios.

Ruiz de la Prada estará brindando exposiciones sobre sus retrospectivas por toda Latinoamérica. La española, quien tiene más de 30 años en la industria del diseño, ha mostrado sus vestidos con corazones, estrellas, soles y lunas por las pasarelas de capitales de la moda como Berlín, Madrid, Barcelona, Milán, París, Nueva York, entre muchas otras.