Ford Escape 2015: prueba de manejo

Un SUV suave y confiable
Ford Escape 2015: prueba de manejo
Por su capacidad y desempeño, el Ford Escape 2015 es muy recomendable.
Foto: Ford

El Ford Escape fue desarrollado en forma conjunta y puesto en venta con Mazda de Japón, donde tomó una ventaja en la ingeniería de los dos modelos y vendió su versión con el Mazda Tribute. Ford lanzó el modelo original en 2000 como modelo 2001.

Basado en la misma plataforma que el Focus, el Escape comparte la calidad de su hermano menor en la solidez de la construcción, la versatilidad y el comportamiento deportivo.

El Escape viene en tres niveles de equipamiento: el S, SE y Titanium. El S trae rines de 17 pulgadas de acero, un espejo de punto ciego integrados, asiento trasero reclinable, una cámara de vista trasera, la interfaz de la electrónica de comando de voz Sync, Bluetooth y conectividad de audio, y un sistema de sonido de seis bocinas con reproductor de CD, una interfaz USB/iPod y un auxiliar de audio jack.

Las opciones en los modelos S incluyen, arranque remoto, rieles en el techo, el vidrio trasero para privacidad y los sensores traseros de estacionamiento.

La actualización a la SE añade llantas de aleación de 17 pulgadas, los faros antiniebla, un teclado de entrada sin llave, un asiento del conductor con ajuste eléctrico de ocho posiciones y tapicería de tela mejorada.

El paquete SE “Convenience” opcional añade doble zona de control de clima automático, una toma de corriente de estilo doméstico de 110 voltios, una pantalla táctil de 8 pulgadas con la interfaz de la electrónica MyFord Touch, servicios de sincronización y un sistema de sonido de nueve altavoces.

El paquete “Confort Leather” trae tapicería de cuero, volante forrado en piel y asientos delanteros con calefacción. Como opciones individuales agrega ruedas de 18 pulgadas, un techo solar panorámico y una cubierta de carga.

El Titanium tiene iluminación ambiental interior, la configuración de memoria conductor, un espejo retrovisor con atenuación automática y un sistema de sonido de 10 bocinas Sony con HD Radio.

Las opciones incluyen llantas de aleación de 19 pulgadas y el sistema de techo solar panorámico y la navegación.

El Ford escape se diferencia de sus competidores por ofrecer tres opciones de motor. Una transmisión automática de seis velocidades y tracción delantera (FWD) es estándar en todos los modelos, menos el S que está disponible con tracción total (AWD).

Un motor de cuatro cilindros de 2.5 litros con 168 caballos de fuerza y 170 libras-pie de torque es de serie en el S. La SE y Titanium vienen de serie con un motor turbo de 1.6 litros de cuatro cilindros que hace 178 hp y 184 lb-ft.

El SE y Titanium agrega un motor turbo de 2.0 litros de cuatro cilindros que trae 240 caballos de fuerza y 270 lb-pie de torsión. Adecuadamente equipada, un Escape con el motor turbo de 2.0 litros puede remolcar hasta 3,500 libras.

La cabina ofrece un par de asientos bien confortables, generosamente acolchados, que garantizan la comodidad y el soporte adecuado. Incluso en el asiento trasero tiene un montón de espacio para las piernas y de cabeza.

Los indicadores son grandes y fáciles de leer. El sistema climático lo veo torpemente bajo, y la interfaz de información y entretenimiento con muchos botones, no es especialmente fácil de usar.

El sistema de pantalla táctil MyFord Touch opcional es mejor, y aunque todavía un poco quisquilloso a utilizar a veces, hace un buen trabajo de controlar varias funciones de audio, teléfono y navegación del auto y complementa muy bien los controles de voz Sync.

El espacio de carga detrás de los asientos traseros mide unos competitivos 34.3 pies cúbicos, con los asientos traseros hacia abajo a través de una palanca de un solo toque, se abre capacidad hasta 68.1 pies cúbicos.

Una opción útil en el Escape es la puerta trasera eléctrica de manos libres que se abre con un movimiento de su pie bajo el paragolpes trasero.

Trae frenos de disco antibloqueo, control de tracción y estabilidad, airbags laterales en los asientos delanteros, un airbag de rodilla del conductor y airbags laterales de larga duración, una cámara de vista trasera y de punto ciego.

Viene con el sistema MyKey de Ford que permite a los propietarios establecer los parámetros del vehículo para los conductores más jóvenes.

Los sensores de estacionamiento trasero son opcionales en el S y SE y estándar en el Titanium. Un sistema de alerta de punto ciego con alerta de tráfico cruzado es opcional en el Titanium.

En las pruebas de choque del gobierno, el Escape obtuvo una calificación general de cuatro estrellas para la protección total de accidente de impacto frontal y cinco estrellas para la protección total contra impactos laterales.

Bendecido con una dirección rápida, reflejos relativamente agudos y un sistema motriz de avanzada, el Escape ofrece un manejo deportivo con una excelente tracción en las curvas. Claro, el rendimiento varía con el motor de 2.5 litros y los motores turbo de 1.6 y 2.0 litros.

Aunque la mayoría de los propietarios estarán perfectamente contentos con la aceleración y economía de combustible que obtienen con el turbo de 1.6 litros, no se puede negar que el turbo de 2.0 litros es más beneficioso, sobre todo para carreteras montañosas.

En general, el Escape es un SUV suave y puedo decir que es uno de los que mejor manejo tienen en el segmento.

Hay otras opciones excelentes en este segmento, como el Honda CR-V, el Mazda CX-5, el Nissan Rogue y Toyota RAV4, pero no pueden ofrecer la misma selección de motores que el Escape, ni son tanto más espaciosos en el interior y disfrutan de mejor reputación por su fiabilidad.

El Escape no está detrás de ninguno y sin duda lo recomiendo, en gran parte debido a la grata forma que se destaca al conducirlo.

Precio: Desde $25,615

Consumo: 22 mpg ciudad/31 mpg carretera