Búsqueda de hispanos desaparecidos en explosión de East Village continúa

Unidades caninas recorren la zona entre la Segunda avenida y la calle Séptima
Búsqueda de hispanos desaparecidos en explosión de East Village continúa
La autoridades colocaron en la zona afiches y fotos de los desaparecidos.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

NUEVA YORK – Unidades caninas recorrían este sábado la zona en East Village donde el jueves se desplomaron tres edificios, dejando un total de 22 heridos, cuatro en estado crítico y 18 con lesiones potencialmente mortales.

Los equipos de rescate intentan encontrar a los dos hispanos desaparecidos en el siniestro, Nicholas Figueroa, de 23 años y ascendencia puertorriqueña, y Moisés Locón, un guatemalteco de 27 años.

Personal del Departamento de Bomberos (FDNY) y de la Policía de la ciudad (NYPD), entre otros socorristas, enfocan su búsqueda en el sótano del edificio121, entre la Segunda avenida y la calle Séptima, donde se originó la explosión.

LEE TAMBIÉN:

Asisten a familiares de víctimas de explosión en East Village

Retiro de escombros en East Village tomará varios días

Dos personas desaparecidas por explosión en East Village

La autoridades, además, colocaron en el área afiches y fotos de los desaparecidos. Aunque los familiares de los hispanos no pierden las esperanzas de encontrarlos, las posibilidades de que esto ocurra son pocas, de acuerdo con reportes de prensa.

La cadena ABC reseñó que probablemente haya una tercera persona desaparecida, aunque esta información no ha sido confirmada.

Los jóvenes se encontraban en el restaurante Sushi Park, ubicado en la planta baja del 121. Ese inmueble y el 119 colapsaron parcialmente, mientras el 123 se derrumbó en su totalidad.

Las autoridades mantienen activa la pesquisa sobre las causas. Trascendió que una fuga de gas provocó la explosión.

En una conferencia de prensa realizada ayer, el alcalde Bill de Blasio indicó que trabajos en el sótano del lugar pudieron haber alterado la tubería de gas. El funcionario, además, destacó que las labores de remoción podrían tomar varios días.

Sin embargo, otros datos que manejan las autoridades señalan que, el día de los hechos, los inspectores de la compañía proveedora, ConEdison, acudieron al establecimiento para evaluar el sistema, pero la revisión no fue satisfactoria. Luego de que partieron del lugar, el dueño del negocio percibió el olor a gas y llamó al contratista que estaba encargado de las reparaciones. El casero y el contratista bajaron al sótano y al abrir la puerta, ocurrió la explosión.