Mejore su calificación crediticia

El puntaje de crédito es fundamental para pedir un préstamo, alquilar un apartamento y hasta conseguir un trabajo.

Cada vez que utiliza su tarjeta de crédito, las compras realizadas, así como la forma y la fecha en la que paga el saldo pendiente influyen sobre su calificación crediticia. Esa calificación puede determinar – o sepultar – su posibilidad de comprar bienes costosos, por ejemplo, propiedades. Si su calificación es baja, aquí le damos algunos consejos para mejorarla.

La calificación crediticia más comúnmente utilizada y fundamental para medir su solidez financiera es la asignada por Fair Isaac Corp. (FICO). La calificación máxima es de 850. Puede sentirse dichoso si la suya se sitúa en ese orden; la calificación de la mayoría de la gente está por debajo de esa cifra.
Cada institución de crédito interpreta su calificación de distinta forma. Según el consenso general, una calificación superior a 750 es excelente, una calificación de aproximadamente 650 es razonable, y una calificación de menos de 600 es mediocre.

Si tiene una calificación igual o superior a 750, mayores son las probabilidades de conseguir la aprobación de una institución de crédito y de que esta le cobre una tasa de interés más baja – posiblemente hasta un punto porcentual o más baja por cada 100 puntos de la calificación que le asignó FICO.

Mejore su calificación

Como primera medida, pague puntualmente todas sus cuentas. Los pagos fuera de término o la falta de pago pueden perjudicar mucho su situación crediticia.

El siguiente paso es mantener los saldos de sus tarjetas de crédito en el nivel más bajo posible. Mantener saldos por debajo de su límite de crédito también puede contribuir a mejorar su calificación.

Pagar la totalidad de sus saldos pendientes es más prudente que transferir deuda de una tarjeta a otra. Pague primero las tarjetas de crédito que cobran las tasas de interés más altas.

Una billetera llena de tarjetas de crédito nuevas (es decir, sin saldos pendientes) puede parecer una herramienta de compra útil. Sin embargo, cada vez que solicita y se le otorga una tarjeta de crédito nueva, su calificación disminuye; sea prudente con las solicitudes espontáneas que atestan su buzón de correo.

Revise su informe

La calificación de FICO resume su riesgo crediticio y se basa en su informe crediticio. Revise su informe al menos una vez al año.

Puede obtener una copia gratuita de su informe de crédito en www.annualcreditreport.com todos los años. Los informes provienen de las tres agencias de informes crediticios más importantes (Equifax, Experian y TransUnion).

A los ojos de estas agencias, el deudor ideal es aquél que tiene cierta permanencia en su empleo, es propietario de una vivienda o alquila el mismo departamento durante varios años, usa pocas tarjetas de crédito y paga los saldos pendientes en sus respectivas fechas de vencimiento. A las agencias también les agradan los tarjetahabientes que dejan ciertos saldos pendientes de pago– por lo general, 30% o menos del límite de crédito – dado que los emisores de tarjetas ganan dinero por los intereses que aplican sobre esos saldos.

Verifique si sus informes contienen errores

Contacte a las agencias de informes crediticios para proporcionar la información correcta. La inexactitud de la información puede provocar que se rechace el crédito solicitado, o que se le aplique injustamente una tasa de interés más alta.

Este conflicto ahora también puede tener otras consecuencias: Recientemente, las tres agencias más importantes acordaron modificar la forma de manejar los errores y de informar facturas por gastos médicos pendientes de pago. Los organismos de defensa del consumidor sostuvieron que esta medida es el cambio de mayor alcance que ha sufrido la industria crediticia en años.

El mismo surge de un acuerdo con el Procurador General de New York, Eric Schneiderman, quien sintetizó la importancia de los informes crediticios de la siguiente forma: “Estos informes afectan la posibilidad de obtener una tarjeta de crédito o un préstamo para financiar los estudios universitarios, alquilar un departamento, comprar un vehículo… y, en algunos casos, hasta incluso la posibilidad de obtener un empleo”.

Una calificación crediticia baja puede costarle mucho tiempo y dinero. Haga todo lo posible por mejorar su calificación y por tener una vida financiera exitosa.

Siga a AdviceIQ en Twitter en @adviceiq.
Kimberly J. Howard, CFP, CRPC, ADPA, es asesora de planificación financiera calificada y propietaria de KJH Financial Services, una empresa de servicios financieros por honorarios son sede en Newton, Massachusetts y Denver (781-413-4879). Visite http://www.kjhfinancialservices.com o contáctese con Kim por correo electrónico a kim@kjhfinancialservices.com. Siga a Kimberly en Twitter en @kimhowardcfp.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.