Eduardo Verástegui no es sólo una cara bonita

Eduardo Verástegui se encuentra en una misión: ser reconocido por su talento y lo que aporta al mundo, no por su físico. Dos filmes en una semana dejan claras sus intenciones

Eduardo Verástegui no es sólo una cara bonita
Eduardo Verástegui estrena dos películas en una semana: la secuela de 'Paul Bart' y 'Little Boy'.
Foto: Agencia Reforma

Los tiempos de símbolo sexual quedaron atrás (lastimosamente)…

Eduardo Verástegui está convencido de que desperdició muchos años de su vida haciendo cosas que no aportaban nada al mundo (¿telenovelas tal vez?) y, como consecuencia, ahora se encuentra detrás de cámaras, produciendo películas que tengan alguna clase de mensaje positivo.

Inclusive, asegura que su papel de Eduardo Furtillo en la comedia “Paul Blart: Mall Cop 2”, que se estrena este viernes, y que protagoniza Kevin James, también es una forma de cumplir ese objetivo.

Conversamos con el mexicano como antesala al estreno.

Eduardo Furtillo es un hombre bastante presumido. ¿Podrías llegar a tener algo en común con él?

[Risas] Lo que me gustó es precisamente eso, que es un personaje que tiene un arco completo en una comedia, y en comedias casi no se acostumbra a ver la transformación de un personaje en tan  poco tiempo, porque el propósito de la comedia es hacerte reír muy rápido. Pero el propósito de esta comedia es muy único.  Mi personaje comienza siendo arrogante,  soberbio, vanidoso, que por fuera parece que lo tiene todo, pero por dentro esta vacío, es inseguro, tiene miedos, es una persona que cuando conoce a Paul lo humilla, pero después el humillado va a ser él.

Dicen que hacer comedia es de los retos más grandes para un actor…

Obviamente, sobre todo una comedia americana, en un inglés que no [tu idioma], entonces es un reto muy grande… Estoy con el mejor comediante del mundo que es Kevin James, y no fue algo ni planeado.  Todo empezó porque yo llamé a Kevin James para que fuera parte de mi película  “Little Boy”, y el dijo que sí.  La amistad se fortaleció, y meses después me dijo que estaba escribiendo “Mall Cop 2”, y me quería escribir un personaje [para mí].

Háblanos de “Little Boy”, un filme que tu produjiste, y se estrena la semana que viene.

Me tomó cinco años de mi vida en que le he puesto todo: sangre, lágrimas, esperanza… Cinco años de mi vida por una hora cuarenta minutos que es lo que dura la película, y yo espero que les toque el corazón como me lo ha tocado a mí. Esta historia es un cuento para adultos desde la perspectiva de un niño que tiene ocho años, pero parece que tiene cuatro, porque está muy chaparrito, y todo el mundo le hace bullying, de enano no lo bajan, le hacen la vida imposible, miserable, no tiene amigos. Pero a él no le importa, porque se refugia en el amor de su papá que es su único amigo. El peor enemigo de Little Boy es la guerra, porque esto sucede en la Segunda Guerra Mundial, y ésta le arrebata al papá, y ahí comienza la película… Es una historia americana, que tiene un mensaje universal, y está hecha por mexicanos, y esa combinación es algo muy interesante.

Aún muchos te consideran un símbolo sexual. ¿Hay forma de reconciliar eso con los mensajes que quieres transmitir?

Qué piense la gente de mí, eso no lo puedo controlar.  Obviamente, si me ponen en alguna caja de alguna manera te objetivizan, pues eso no es ningún halago.  Para mí, lo más importante es usar mis talentos para hacer una diferencia. Yo desperdicié muchos años de mi vida haciendo cosas que de alguna manera no aportaban nada a que este mundo fuera un mejor lugar, pero afortunadamente siempre hay oportunidades para empezar de cero.  Hacer cosas positivas es lo que me hace sentir bien, lo que me da paz y felicidad… Todo lo que voy descubriendo lo voy metiendo a todas las películas.

¿Radical o creyente?

El actor mexicano es un cristiano abierto, y en el pasado se ha caracterizado por su fuerte oposición contra el aborto y el matrimonio gay. De hecho, fue la imagen de la campaña “Yes on 8” contra la legalización del matrimonio gay en California (en la imagen se le puede ver en una recepción papal). Ahora que se aproximan las elecciones, le preguntamos al actor si piensa involucrarse activamente en el proceso electoral, y esto nos dijo: “La política… pues tu sabes que la política divide. De pronto he sido voz activa en un lado, pero me di cuenta que, como cineasta, puedes unir más, y en la política puedes a veces dividir.  Pero si hay un tema que me apasiona como inmigración, como defender la dignidad de los latinos, como defender la vida de todos, no solo del no nacido, para mí eso es muy importante, y a veces me meto a la política, no por estar ahí, sino por defender estos temas”.