Acuerdo bipartista otorgará fondos a víctimas de tráfico humano

Resuelto el asunto, se allana el camino para la confirmación de Loretta Lynch como secretaria de Justicia
Sigue a El Diario NY en Facebook
Acuerdo bipartista otorgará fondos a víctimas de tráfico humano
Más de 4 millones de personas son víctimas del tráfico humano en EEUU.
Foto: Getty

Después de semanas de negociaciones, los senadores finalmente llegaron a un acuerdo bipartidista que satisface las preocupaciones de los demócratas sobre un proyecto de ley sobre tráfico humano queotorgará fondos a las víctimas y que elimina restricciones que se establecían sobre el aborto..
El acuerdo bipartidista en el Senado representa que también se allana el camino para someter a votación la nominación de Loretta Lynch, como secretaria del Departamento de Justicia, presentada por el presidente Barack Obama y que ha encontrado gran oposición republicana.
Los republicanos se negaban a someter a votación el nombramiento de Lynch -propuesta por Obama, en noviembre pasado- hasta no lograr un acuerdo sobre la ley de tráfico humano.
El contenido del texto aprobado crea dos diferentes vías para otorgar fondos a las víctimas de tráfico humano: un fondo vendrá de las multas asignadas a los traficantes y se empleará para cubrir los gastos de tarifas legales y asesoría para las víctimas, mientras que el dinero que ya está aprobado para los centros médicos comunitarios cubrirá los costos de atención médica.
El escollo para llegar a un punto común estribaba en una enmienda relativa al aborto, que pretendía ampliar las prohibiciones de gastos federales para tratamientos abortivos.
“Estoy encantado de que finalmente hayamos sido capaces de unirnos para acabar con el parón sobre esta legislación vital y espero una rápida aprobación en el Senado para que podamos garantizar que las víctimas de trata de personas reciban los recursos que necesitan para recuperar sus vidas” dijo John Cornyn, senador por Texas y uno de los principales negociadores del texto.
Cualquier dinero utilizado para propósitos médicos se encuentra aún bajo las restricciones de la ley Hyde, la cual prohíbe cubrir con el dinero de los contribuyentes los abortos, salvo en casos de violación, incesto o en situaciones que pongan en peligro la vida de la madre.
El dinero recogido por las multas de los traficantes no está sujeto a las restricciones de la enmienda Hyde, pero no se puede usar para propósitos médicos.
“Estoy emocionado porque finalmente se pudo llegar a un acuerdo para acabar con el impase sobre esta legislación vital y seguiré adelante para lograr que se apruebe la ley en el Senado y de esa manera asegurar que las víctimas de tráfico humano reciben los recursos que necesitan para restaurar sus vidas”, dijo el senador John Cornyn en un comunicado.
Por lo pronto el acuerdo se mantiene, pero los republicanos quieren retrasar la votación al considerar 10 de 20 enmiendas que no tienen nada que ver con el tema. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell no ha programado todavía ningún voto, pero se espera que de llegar a un acuerdo la votación se produzca esta semana.

Victoria a medias

El compromiso sobre el proyecto de ley de tráfico humano fue una victoria limitada para los defensores del aborto dado que frena los esfuerzos republicanos para extender el alcance antiaborto a la Enmienda Hyde, pero restringirá los servicios de aborto para las víctimas de trata sexual menores de edad.
“Este proyecto de ley, y el acuerdo alcanzado, son un ejemplo perfecto de por qué la llamada Enmienda Hyde es una mala política y perjudicial para las mujeres”, dijo Ilyse Hogue, presidenta de NARAL Pro-Choice America, en un comunicado. “Debido a la Enmienda Hyde, este proyecto de ley sigue negando a las mujeres más vulnerables el acceso necesario a los servicios vitales de salud”.
Hogue señaló que hasta el 80% de las víctimas de trata terminan embarazadas, a menudo varias veces.
En Estados Unidos, al menos cuatro millones de personas son vendidas para realizar trabajos forzados o ser explotadas sexualmente cada año.
Según un testimonio ante el Congreso en el 2014, la cantidad de jóvenes de 10 a 17 años de edad que son víctimas del tráfico sexual probablemente supere los 250,000, y el 60% se han ido del hogar, han sido expulsados o son desamparados.