Oposición en el Senado a la fusión TWC y Comcast

Entre los opositores a la compra de Time Warner Cable por Comcast hay oficialmente seis senadores que creen que la unión de ambas empresas creará un gigante en el sector de las telecomunicaciones cuya influencia tendrá como resultado “precios más altos, menos opciones y peor calidad en los servicios para los americanos”. Así se lo han transmitido los demócratas Elizabeth Warren, Ed Markey, Ron Wyden, Al Franken y Richard Blumenthal, además del independiente Bernard Sanders, al presidente de la FCC (Comisión Federal de Telecomunicaciones), Tom Wheeler y al fiscal general, Eric Holder.

Los senadores advierten de que esta nueva empresa tendrá una posición dominante en servicios de cable y la oferta de banda ancha de Intenet además de recoger las quejas de consumidores que protestan las constantes subidas de precios de estos servicios. La carta llega al despacho de Wheeler y Holder en la misma semana que ejecutivos de ambas compañías se van a reunir con altos funcionarios para tratar de disipar las preocupaciones que genera la fusión.

Hoy, y según varios medios, está previsto que se reúnan las empresas con representantes del departamento de Justicia que lleva estudiando esta compra desde hace meses. La propuesta de adquisición se hizo en febrero de 2014.

La coalición Stop Mega Comcast, en la que hay empresas, grupos de interés sindicatos y asociaciones de la industria, emitió ayer un comunicado aplaudiendo la iniciativa de estos seis senadores. Según la campaña de esta coalición, de ser aprobada la compra por parte de las autoridades, la nueva empresa tendría el control de la programación en 19 de los 20 mercados latinos de medios.

57%

del mercado de banda ancha podría quedar bajo el control de la nueva empresa