Rigoberta Menchú acusa a Chevron de “ecocidio”

La Premio Nobel de la Paz salió en defensa de la madre Tierra
Rigoberta Menchú acusa a Chevron de “ecocidio”
Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, acusó a Chevron de "ecocidio" por los daños ecológicos ocasionados en la Amazonía ecuatoriana.
Foto: María Peña / La Opinión

Washington
Ante unos 300 manifestantes agolpados en parque frente a la sede del Banco Mundial, la Premio Nobel de la Paz guatemalteca, Rigoberta Menchú, acusó este martes de “ecocidio” a Chevron, e instó a la empresa petrolera estadounidense a resarcir a las víctimas por el daño ambiental presuntamente causado en la Amazonía ecuatoriana.

“Somos testigos de los daños causados en la Amazonía y somos testigos de que son miles las personas que padecen enfermedades… por eso hemos venido acá para pedir Justicia, en nombre de los pueblos que son las verdaderas víctimas”, afirmó Menchú, al señalar que “cualquier ofensa que se cometa contra la Madre Tierra, es una ofensa contra nuestras vidas”.

“Estamos acá para que no se sigan cometiendo crímenes de ecocidio con toda impunidad… estamos convencidos de que Chevron tiene que resarcir (a las víctimas) por los daños causados. La lucha no se termina aquí el día de hoy”, advirtió quien recibió el Premio Nobel de la Paz en 1992.

Rodeada de carteles, mantas y activistas, Menchú alzó y empuñó su mano derecha, enfundada en un guante de plástico negro como símbolo del daño ecológico del que en reiteradas ocasiones responsabilizó a Chevron.

En declaraciones a los periodistas, Menchú afirmó que viajó a Washington a demostrar su apoyo al “pueblo heroico ecuatoriano” y advertir sobre la “impunidad de empresas trasnacionales, que hacen de las suyas en muchas comunidades”.

“Creo que es crucial la solidaridad con el Ecuador, es vital dar a conocer la dimensión de los problemas que dejó la Chevron y, sobre todo, la tergiversación que se está haciendo incluso en los tribunales de Justicia”, afirmó.

Provenientes de Canadá, de estados como Nueva York y Nueva Jersey, y de toda la zona capitalina, los manifestantes gritaron consignas como “Chevron, escucha, estamos en la lucha”, cantaron canciones de protesta acompañados de tambores, y portaron imágenes del daño a la flora y fauna ecuatoriana, que atribuyen a las operaciones de la empresa petrolera en la Amazonía.

La líder indígena tenía previsto participar en el foro “Ecuador: Compañías Transnacionales y Derechos Humanos”, en un edificio cercano a la Casa Blanca.

La protesta contra Chevron, realizada en un parque frente al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIAD), se realizó en paralelo a la reunión de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Laberinto legal sin solución inmediata

Durante una audiencia oral el lunes en un tribunal de apelaciones en Nueva York, Chevron pidió que se avale un dictamen del segundo circuito de apelaciones que determinó que el abogado estadounidense, Steven Donziger, se apoyó en el fraude para ganar un caso por contaminación contra la empresa petrolera por 9,500 millones de dólares en Ecuador.

El abogado defensor de Chevron, Theodore Olson, instó al panel de tres jueces que impidan que Donziger y el grupo demandante ecuatoriano puedan ejecutar la sentencia en este país.

La demanda, que data de 1993, busca indemnización por la contaminación en la Amazonía ecuatoriana, en la zona del Lago Agrio entre 1964 y 1992 por las operaciones de Texaco, empresa que fue posteriormente adquirida por Chevron en 2001.

En el marco del laberinto legal, Chevron logró que el caso se ventilará en Ecuador, donde un juez falló a favor de la comunidad indígena por un monto original de 19,000 millones de dólares, aunque el Tribunal Supremo de ese país redujo la cifra a 9,500 millones de dólares en 2013.

El tribunal de apelaciones de Nueva York no precisó fecha para el dictamen de los jueces.

 Rigoberta Menchú

“Cualquier ofensa que se cometa contra la Madre Tierra, es una ofensa contra nuestras vidas”.