Disminuyen las multas por ofensas contra calidad de vida

Mientras que en 2003 se emitieron unas 1,600 diarias, en 2013 el número fue de 1,200

Nueva York   –  Las cinco razones más comunes por las que los neoyorquinos recibieron multas de la Policía entre 2003 y 2013 fueron por ofensas en contra de la calidad de vida, según un estudio revelado este lunes por el Colegio de Justicia Criminal John Jay. Cada año alrededor de 500,000 multas fueron expedidas.

“Las multas por violaciones menores se constituyeron como la forma más frecuente de contacto que el público tiene con las fuerzas del orden”, dijo Jeremy Travis, presidente del colegio. “Nuestras conclusiones indican la necesidad de crear políticas de discusión sobre este importante aspecto de nuestro sistema de justicia criminal”.

El 2006 fue el año en que se emitió el mayor número de ofensas a diario, llegando a 1,600 multas y 2013 fue el año en que el promedio diario llegó a su nivel más bajo con 1,200, según el estudio basado en números provistos por la oficina Administrativa de las Cortes.

La vasta mayoría, alrededor del 97%, de las multas fueron emitidas por el Departamento de Policía de Nueva York, y los cinco cargos más frecuentes por los que fueron multadas las personas en 2013 fueron por consumo de alcohol en la vía pública, conducta desordena, orinar en la vía pública, ofensas en parques y andar en bicicleta sobre las aceras.

El profesor y director del estudio Preeti Chauban, dijo que en 2013 “casi la mitad de los cargos por orinar en la vía pública resultaron en la admisión de culpabilidad de las personas”.

En general las multas han ido en descenso. Esta disminución, indica el reporte, se debe a tasas de emisión más bajas entre las personas de 16 a 17 años y 18 a 20 años, principalmente por conducta desordenada.

En promedio en la década pasada los cargos de dos de cada cinco personas multadas fueron desestimados o fueron aplazados a la espera de ser desestimados. Sólo uno de cada cinco resultaba en disposición de culpabilidad.

Durante el mismo período el 36% de los casos resultaron en la emisión de una orden de arresto. La mayoría de esas órdenes quedaron vacantes para el 15 de diciembre de 2014. Sin embargo, 14% de las multas emitidas entre 2003 y 2013 mantienen una orden de arresto pendiente.

“La ciudad está ahora llevando a cabo la importante tarea de re examinar las políticas de arresto y su impacto en las comunidades”, dijo Richard Aborn, presidente de la Comisión para el Crimen entre los Ciudadanos, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en las políticas de justicia criminal y seguridad pública.